Noticias de Arquitectura

Ciudad de la Justicia de Barcelona y L’Hospitalet de Llobregat / David Chipperfield + b720

Ganador del el RIBA Award 2010, es un edificio diseñado conjuntamente por David Chipperfield Architects y b720 Arquitectos en un concurso internacional de carácter restringido. (Vie, 28 May 2010)
La Ciudad de la Justicia de Barcelona es un ambicioso proyecto, de gran incidencia urbana, cuyo objetivo es la mejora de la administración de justicia, construyendo para ello un complejo programa de nueve edificios de diferentes formas, colores y alturas. Cuatro de los edificios están unidos por un gran atrio, entendido como elemento de circulación, que distribuirá 130 órganos judiciales de instrucción, salas penales y civiles. El resto se destina a actividades judiciales, usos auxiliares y complementarios de la actividad judicial, mientras que uno de ellos tendrá usos complementarios de carácter social y terciario.


Los diferentes departamentos judiciales de la ciudad de Barcelona y de L’Hospitalet de Llobregat se encontraban hasta el momento repartidos en edificios de las dos ciudades, con la lógica consecuencia de una serie de continuos problemas funcionales. La agrupación de todos ellos en una nueva Ciudad de la Justicia redunda en una mayor eficiencia del sistema, permitiendo que los espacios de trabajo se adapten a la constante transformación del órgano judicial y, con un criterio evidente de sostenibilidad funcional, se ha previsto un espacio de reserva que ha de permitir en un futuro, la aparición de posibles ampliaciones. Los diferentes volúmenes se ubican en un espacio situado en el límite de las dos ciudades, en un solar anteriormente ocupado por cuarteles militares, junto a la Gran Vía, una de las principales vías de acceso al centro de Barcelona y la Avenida del Carrilet, una de las principales arterias que conducen al núcleo urbano de L’Hospitalet.


La propuesta más significativa y caracterizadora del proyecto es la de fragmentar su ambicioso programa –de 241.519,92 metros cuadrados de superficie construida– en una serie de edificios separados y a su vez interrelacionados que se disponen sobre un espacio con voluntad de plaza pública. Los edificios se revelan como bloques mesurados, con fachadas portantes de hormigón armado y coloreado. La propuesta, así mismo, pretende equilibrar las diferentes relaciones entre áreas de trabajo, zonas públicas y paisaje.


Son cuatro los edificios agrupados en este atrio proyectado con voluntad de “logia”: el edificio A (Juzgados de Instrucción, de Familia), el edificio B (Juzgados Penales), el edificio C (Juzgados de primera Instancia) y el edificio F (Fiscalía y Menores). Un segundo grupo lo forma una serie de edificios, en cierta medida autónomos, que responde a funciones más variadas. Dos de ellos integran un conjunto de dependencias judiciales (edificio G, o Institut de Medicina Legal) y el edificio H (Jutjats de l’Hospitalet de Llobregat). Los edificios J y D se destinan a usos auxiliares y complementarios de la actividad judicial, mientras el I tendrá usos complementarios sociales y terciarios.


El edificio atrio se convierte en el principal espacio público del complejo y tiene carácter de zona de relación y circulación principal de la Ciudad Judicial. Con sólo cuatro alturas, su impacto volumétrico es inferior. Actúa como calle de distribución y filtro de acceso a las dependencias judiciales. Este elemento también permite articular las entradas a la Ciudad de la Justicia y a la vez dotarlas de un espacio de presentación y relación indispensable en un programa de estas características.


Las imponentes fachadas, que convierten este conjunto en un auténtico “icono” urbano, son de hormigón coloreado realizado in situ. El pigmento se agrega en la dosificación y no a posteriori, pasando por tanto a formar parte de la masa. Mientras que la textura lisa se advierte en la percepción próxima, el color juega un papel fundamental a escala global. La diversidad de volúmenes y su tratamiento indiferenciado se ven complementados por la coloración que identifica cada uno de los edificios: son seis colores para ocho edificios. Los pigmentos son básicamente óxidos de hierro salvo el verde, que es óxido de cromo, siendo una de sus características más destacables su gran estabilidad (no varían con el efecto de los rayos UV), siendo a su vez indisolubles e inertes.

Ubicación: Gran Via de les Corts 111, Barcelona. España
Superficie: 232.368,72 m2
Arquitectos: David Chipperfield (David Chipperfield Architects) – Fermín Vázquez (b720 Arquitectos)
Concurso: Marzo 2002
Ejecución: Enero 2004 – 2009
Cliente: GISA, Departament de Justicia (Generalitat de Catalunya)
Promotor: GISA, Departament de Justicia (Generalitat de Catalunya)
Constructor: U.T.E. Ciudad de la Justicia (Fomento, Ferrovial, Ohl, Comapa y Emte)
Estructuras: Brufau, Obiol, Moya i Associats: Agustí Obiol, Jane Wernick Associates: Jane Wernick
Instalaciones: Grupo JG Ingenieros Consultores: Joan Gallostra, Arup: Andrew Sedgwick
Consultores iluminación: Artecluminotecnia: Maurici Ginés, Arup: Florence Lam, Bob Venning
Consultores de costes y mediciones: Tècnics G3: Pilar Estrada, Tim Gatehouse Associates: Tim Gatehouse
Consultores de fachada: Biosca & Botey: Xavier Farrés, Estudio Marshall: Guillermo Marshall
Consultores de paisajismo: Manuel Colominas, Wirtz International: Nico Mortier, Juan Remon, Peter Wirtz
Consultores de planeamiento urbano: Estanislau Roca Arquitecte & Associats: Estanislau Roca
Consultores de acústica: Estudi Acústic H. Arau: Higini Arau
Imágenes digitales: Carlos Pascual; David Chipperfield Architects, b720 Arquitectos, Javier Piedra, Studio Toni Yli-Suvanto
Maquetas interiorismo: b720 Arquitectos, David Chipperfield Architects, Miquel Llunch, Matthew Marchbank, Vista Models
Fotografía: Christian Richters, Joan Argelés

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.