Noticias : Arquitectura : Cultivar a las personas puede ser más interesante que hacer edificios. Toyo Ito

Noticias de Arquitectura

Cultivar a las personas puede ser más interesante que hacer edificios. Toyo Ito

Desde sus principios, una trayectoria de más de 30 años, Toyo Ito dio esbozos de tener un tipo de diseño arquitectónico tomar en cuenta la naturaleza y hacerla uno con sus proyectos. Su legado de vanguardia es difícil de comparar. (Mie, 20 Mar 2013)
Cultivar a las personas puede ser más interesante que hacer edificios. Toyo Ito Arquitecto japonés. Pertenece a la generación de arquitectos clasificados dentro de la nueva ola japonesa, como Ando Tadao, Arata Isozaki o Kisho Kurokawa.

Cursó sus estudios de arquitectura en la Universidad de Tokio, donde se graduó en 1965. En 1971 fundó su propio estudio. En su obra se advierte la influencia del antes citado Isozaki Arata y del que fuese su maestro en los primeros años: Kazuo Shinohara.

La arquitectura de Toyo Ito está al servicio de la tecnología punta; es, ante todo, una arquitectura de expresión orgánica, con una interesante estética, pues (como él mismo dice) se trata de una protesta contra la depravada arquitectura moderna. En muchas de sus obras, caso de su propia casa, la Choza de Plata (1984), deja muestras de su interés por las culturas primitivas (sobre todo las nómadas), visible en el modo en que resuelve determinados aspectos climáticos como el tema del viento, siempre presente en su arquitectura.

Su obra urbana de mayor tamaño es el Edificio PMT en Nagoya (1978), realizado el mismo año en que publicó el ensayo Collage y superficialidad en la arquitectura. Otras obras suyas de interés son la casa de invitados de Sapporo (1989), situada bajo una fábrica de cervezas y adaptada perfectamente a las condiciones topográficas del terreno, así como la Torre de los Vientos (1986) que, más que una torre, es una gran escultura luminosa en la que se encuentra la Elipse de los Vientos (1989), ambas dos concebidas como auténticas esculturas urbanas, donde las nuevas tecnologías, la luz y la imagen, están íntimamente fusionadas en su concepción arquitectónica.

También merece la pena destacar la casa de aluminio (1971), casa U. Nacano (1976), la casa en Magamezagua (1986), el Nomad Club de Tokio (1989) y el Museo Yatsuhiro (1991). Su arquitectura destaca por el expresionismo orgánico, aunque en las primeras manifestaciones de sus comienzos (como la casa de invitados de Sapporo) existe una simbiosis entre la tradición japonesa y las influencias todavía latentes del movimiento europeo.

Entre sus galardones se encuentran también el Gran Premio de la Unión de Arquitectos de Bulgaria (1997) , el "Arnold W. Brunner Memorial" de la Academia Americana de las Artes y las Letras (2000) , el León de Oro de la Bienal de Arquitectura de Venecia (2002) o el Praemium Imperiale (2010) , máximo galardón a las artes en Japón.

Varias veces candidato al Premio Príncipe de Asturias de las Artes, Ito recibió la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes en 2009 en lo que sería su primer galardón en España, un país que cuenta con numerosos proyectos suyos, como las Torres Porta Fira de Barcelona (2004) , el Parque de la Relajación de Torrevieja, actualmente paralizado, o el Parque de la Gavia en Madrid.

2011 marcó un punto de inflexión en la carrera del arquitecto nipón, que se volcó de lleno en las zonas devastadas por el tsunami que arrasó el noreste de su país, con proyectos como el "Hogar para todos" , un edificio en el corazón de la zona golpeada por las olas y que le valió el León de Oro al mejor pabellón nacional en la pasada Bienal de Venecia.

El edificio, de diseño y materiales tradicionales e inaugurado en noviembre de 2012 en la localidad de Rikuzentakata, contó con la colaboración de arquitectos noveles y de los residentes locales, y fue concebido como un espacio de reunión para la comunidad afectada por la tragedia.

Miembro honorario de la Academia Internacional de Arquitectura (IAA) y del Instituto Japonés de Arquitectos (JIA) , Ito nunca ha ocultado que otro de sus sueños es formar al mayor número posible de arquitectos, una idea que pone en práctica impartiendo seminarios y talleres en universidades de todo el mundo.
Con este objetivo, también trabaja en un pequeño museo en la isla de Omijima, en el Mar Interior de Japón, donde muestra su concepto de arquitectura a través de exposiciones y de talleres para jóvenes, bajo la premisa de que "cultivar a las personas puede ser más interesante que hacer edificios" .

La Torre de los Vientos (1986), en Yokohama, es uno de los edificios emblemáticos de Toyo


Se trata del sexto japonés en obtener el galardón creado en 1979


Es conocido por revolucionar la arquitectura orgánica, con el uso de elementos naturales y pragmáticos, donde el cristal o la madera se unen con el hormigón y el acero para crear espacios diáfanos de serena amplitud.


Este estadio en Taiwán es obra de Ito

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.