Noticias : Urbanismo : Los arquitectos somos responsables del paisaje urbano. Claudio Isiar

Noticias de Arquitectura

Los arquitectos somos responsables del paisaje urbano. Claudio Isiar

“No se trata solamente de sumar metros cuadrados y ganar plata. Los arquitectos somos los primeros responsables de si una ciudad es linda o fea. Vean sino Kuala Lumpur… una cosa era antes de César Pelli y otra muy distinta es ahora; la responsabilidad del arquitecto es muy fuerte, y debe asumirla”. (Jue, 31 Dic 2015)
Los arquitectos somos responsables del paisaje urbano. Claudio Isiar
Quien habla es el arquitecto Claudio Isiar (74), toda una institución en la arquitectura especializada en instalaciones y edificios comerciales. Empezó su carrera en los años 70 y una década después diseñó el primer hipermercado de Rosario, su ciudad natal. A partir de ese momento, no paró más. Diseñó una treintena de supermercados para Coto, unos 15 ó 16 del Mayorista Yaguar,  la imagen y los edificios del mayorista Vital y diferentes obras por todo el país, Uruguay, Paraguay, Brasil y Colombia. En suma, más de 300 grandes obras diseñadas integralmente, que se suman a charlas y conferencias en todo el mundo.



El Cordillerano: - Arquitecto, ¿cuál es su actividad en Bariloche?



Claudio Isiar: - Actualmente estamos en la segunda etapa de la obra de Del Turista, que va a tener un cambio muy grande con respecto a lo que se usa actualmente. Aquí diseñamos todo: los exhibidores, las estanterías… todo, para que el mensaje sea coherente. En la arquitectura comercial no solamente debemos lograr un edificio que optimice el costo operativo, sino que debemos transmitir la personalidad de la empresa, dar un mensaje de lo que somos, expresar a la empresa. Es el primer cartel de venta, si no mostramos nuestra personalidad en el negocio en sí, luego tenemos que invertir eternamente en publicidad, redoblar el esfuerzo en ese sentido, gastando mucho más dinero.



E.C.:- Además de Del Turista, ¿que ha hecho o hace en Bariloche?



C.I.: - Hemos construido todos los supermercados Todo de la región, también hicimos el edificio Cardinal (Mitre y Frey), estamos trabajando en un edificio de consultorios médicos… Nuestro primer trabajo en Bariloche fue Super Clin. Ahí vemos exactamente lo que decía antes: Super Clin expresa cabalmente lo que es. Habla por sí solo. Es su mejor publicidad.



E.C.: - Y en el orden nacional, ¿en qué está ocupado hoy en día?



C.I.: - Por estas horas acabamos de inaugurar una sucursal de Josimar en Barracas, que creemos que es un paso adelante. Tiene exhibidores, el de lácteos por ejemplo, que no se han visto antes. Es totalmente distinto. No se parece a lo que uno conocía, en la distribución, en la exhibición. No se trata solamente de las paredes. Hay que entender la mecánica de cada negocio para optimizar los costos. En supermercadismo eso es esencial; hace la diferencia. Uno de mis primeros grandes trabajos fue para la fábrica Fric Rot. Ahí aprendí mucho de lay out, porque había gente que sabía mucho. Eso lo apliqué siempre en el supermercadismo donde el costo operativo tiene una incidencia impresionante. Los arquitectos tenemos que conocer toda la mecánica de un comercio.



E.C.: - Y en esta era post Cromañón ¿cómo juegan las cuestiones de seguridad?



C.I: - Nosotros somos muy autoexigentes. Por ejemplo, las puertas automáticas ya vienen con un dispositivo de seguridad que las abre en caso de emergencia. Pero en Europa o Estados Unidos además se exige que los paños fijos también se abran si algo sucede. Nosotros instalamos ese tipo de puertas, que son más caras pero que hacen a la tranquilidad. Acá las pusimos en el Todo de Boock y las vamos a instalar también en el Todo del Km 8. Como me decía Roberto, el dueño, son más caras pero no sabés lo tranquilos que dormimos…



E.C.: - Para finalizar, usted dice que cada obra es como un hijo, pero ¿hay obras que prefiera sobre otras?



C.I.: - Y… tengo dos o tres obras en Rosario, donde empezamos, que nos hicieron conocidos internacionalmente. Hay una, que se llamaba Olivia y ahora compró Coto, que la diseñamos con un oceanario de 60 metros que cruzaba todo el supermercado. No existía nada así en la Argentina y creo que tampoco en el mundo. Era un paseo para la familia. Eso nos hizo expandirnos a gran escala. Nos empezaron a contratar de todos lados…



Este hombre, veterano pero lleno de vitalidad, que comenzó con su pasión en épocas en que había treinta arquitectos dibujando a mano en su estudio, y hoy dice que dibujan mucho más cinco profesionales y sus computadoras, sigue reivindicando el placer por lo que hace sin olvidar la responsabilidad que implica, por eso insiste con el concepto: “tengo la fortuna de seguir, y la satisfacción de ver a mi hijo recorrer el mismo camino. Pero nunca olvido que los arquitectos somos los que terminamos de diseñar el paisaje urbano. Las ciudades son como son,  también por sus arquitectos. Y eso no debemos olvidarlo jamás. Incidimos en el paisaje. Siempre hay que tratar de hacer las cosas más lindas y mejores”.

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.