Noticias : Artículos especiales : El Cairo y Buenos Aires, unidas por la influencia de la arquitectura italiana

Noticias de Arquitectura

El Cairo y Buenos Aires, unidas por la influencia de la arquitectura italiana

A pesar de su distancia física y cultural, El Cairo y Buenos Aires comparten la influencia de la arquitectura italiana, que dejó su huella cuando ambas capitales se convirtieron en metrópolis y aún se puede apreciar a día de hoy en sus calles. (Mie, 06 Ene 2016)
El Cairo y Buenos Aires, unidas por la influencia de la arquitectura italiana El arquitecto argentino Fabio Grementieri, que trajo a Egipto el ejemplo de su tierra natal, destacó en declaraciones que el caso de El Cairo se asemeja mucho al de Buenos Aires, porque ambas ciudades recibieron la influencia italiana, pero también la de otros estilos europeos entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Las influencias que confluyeron en ambas urbes dieron lugar a un estilo "paneuropeo" único, aseguró Grementieri, que inauguró esta semana en la capital egipcia una exposición de fotografías de los edificios diseñados, construidos o decorados por arquitectos e ingenieros italianos en Buenos Aires.



"Egipto, como ningún otro país de Oriente Medio, recibió todas esas influencias europeas, que se sumaron a su rica historia y tradición arquitectónica, dando un toque especial" a las construcciones de El Cairo, explicó.

En el caso de Argentina, el país no tenía un legado arquitectónico tan antiguo ni tan marcado como el egipcio, donde se superpusieron o fundieron el estilo islámico con aquellos que trajeron los europeos, desde elementos de Art Nouveau hasta neorenacentistas.

El experto, que también ofreció una charla en el Instituto Italiano de Cultura de El Cairo, señaló que la influencia italiana fue fundamental en la creación y caracterización de Buenos Aires, pero que eso tuvo lugar en un contexto de apertura y de intercambio cultural, protagonizado por los inmigrantes italianos y de otros países europeos.

La inmigración italiana también dejó una fuerte huella en Egipto, sobre todo en la ciudad mediterránea de Alejandría y también en El Cairo, entre finales del XIX y 1940, con edificios emblemáticos como el Museo de Arte Islámico, que mezcla los estilos islámico tradicional y el románico, tal y como explicó el profesor de Arquitectura de la Universidad de El Cairo Mohsen Abulnaga, que también participó en el encuentro con Grementieri.

Al igual que ocurrió en Buenos Aires, planificadores urbanísticos, arquitectos e ingenieros italianos ayudaron a dar forma a El Cairo, cuando se convirtió en una metrópoli cosmopolita, a partir de 1850, en particular bajo el mando del Jedive Ismail (1863-1879).

Esa huella está ahora oculta entre los edificios más modernos, el caos y la contaminación de la capital egipcia, pero se podrá descubrir siguiendo una pequeña guía práctica elaborada por Fathi Saleh, asesor para el Patrimonio del Gobierno egipcio, en colaboración con la Embajada italiana en El Cairo.

El itinerario elaborado por Saleh incluye un total de 26 edificios, situados en los barrios coloniales del centro de la ciudad, desde la mezquita de Omar Makram, de estilo neoislámico y situada en un lateral de la icónica plaza Tahrir de El Cairo, hasta la iglesia y convento de San José, en el barrio de Ataba y que imita el estilo florentino.

Al igual que en Buenos Aires, los italianos dejaron un variado y amplio legado en las calles cairotas, desde edificios religiosos, hasta sedes gubernamentales, teatros y edificios comerciales o de viviendas, palacios y palacetes.

El "boom" económico y demográfico en la capital argentina, se reflejó en su expansión y desarrollo, tanto horizontal como vertical, con rascacielos y grandes edificios, en estilo neorenacentista o neobarroco, decorados con materiales traídos de Italia o "imitaciones", explicó Grementieri, quien destacó la habilidad de los artesanos para realizar vistosas "falsas" fachadas.

En las calles de El Cairo, se puede reconocer esa arquitectura que alcanzó su expresión máxima en Buenos Aires, tal y como señaló el embajador de Argentina en Egipto, Sergio Alberto Baur.

Mientras, el embajador italiano Maurizio Massari destacó que este es un ejemplo de que "el arte puede superar las diferencias religiosas y culturales", señalando que el arquitecto Mario Rossi (1897-1961) construyó en Egipto más de 200 mezquitas, revolucionando el estilo de los templos del país.

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.