Noticias : Restauración y Remodelación : Arquitecto alemán rescata casas rurales tradicionales en Japón

Noticias de Arquitectura

Arquitecto alemán rescata casas rurales tradicionales en Japón

Un buen número de casas rurales tradicionales están abandonadas en Japón. Un arquitecto las está rescatando convirtiéndolas en viviendas de lujo. (Mar, 05 Jun 2018)
Arquitecto alemán rescata casas rurales tradicionales en Japón En la aldea de Taketokoro, a 200 kilómetros de Tokio, el arquitecto alemán Karl Bengs ha logrado convencer a los japoneses de echar otro vistazo a sus “kominkas”, o casas de campo.

Con una población que envejece y que prácticamente vive en las ciudades, Bengs se mudó a Japón en la década de 1980, y se dio cuenta de que estas casas se abandonan y luego son derrumbadas.



Estas construcciones han sobrevivido a siglos de mal tiempo, incluso a terremotos.

Por ello, Bengs convierte estas casas históricas en lujosas residencias, con puertas a prueba de corrientes y calefacción por suelo radiante.

Hay 900,000 edificios que se erigen en Japón anualmente a pesar de que varias propiedades están vacías.



Gracias a su iniciativa, las autoridades nipones reconocen que la renovación de los kominkas está contribuyendo a la reactivación de las áreas rurales.

En Japón, el número de casas vacías se ha expandido rápidamente en los últimos años. En 2013, Japón tenía 13.5%, o 8.2 millones de propiedades, vacantes, según cifras del gobierno.

Alrededor del 5.3 por ciento de ellos están completamente abandonados y en diversos estados de descomposición.

Actualmente hay todavía 210,000 kominkas en Japón.




Debido a que los kominka carecen de instalaciones modernas, a veces no cuenta ni con interruptores o enchufes, la gente prefiere derribarlas.

"Los Kominka son diamantes en bruto", dice Bengs.

"Brillarán maravillosamente si los pules". De hecho, su casa emana un resplandor que habría sido inimaginable hace 24 años, cuando se había derrumbado y estaba a punto de ser derribado.



Hoy en día, sus paredes están pintadas de rosa claro, y las ventanas están equipadas con vidrio aislante de doble panel fabricado en Alemania. Una pesada puerta de entrada se abre a una amplia sala de estar que revela pilares de madera maciza y vigas del techo.

"En el pasado, las casas en Japón fueron construidas para durar muchas generaciones", dice Bengs. "Creo que las habilidades de los maestros carpinteros aquí son las mejores del mundo. Sería un desperdicio demoler estas casas y simplemente desecharlas. El problema es que a la mayoría de la gente de hoy le resultaría demasiado incómodo vivir en un kominka, incluso si se restaura por completo. Una casa construida solo con materiales modernos, por otro lado, probablemente no sea muy saludable. Lo que necesitamos es un equilibrio óptimo de naturaleza y tecnología, una mezcla de lo mejor de Japón y Occidente ".



Hasta la fecha, Bengs ha revivido ocho casas antiguas en el distrito de Taketokoro, muchas de las cuales emprendió incluso antes de que se les encontrara a los dueños.

"Estaba convencido de que habría personas que se enamorarían de la aldea, tal como yo lo hice".

Gracias a esos esfuerzos, la población local casi se ha duplicado, de 19 personas en 9 hogares a la vez a 34 personas en 11 hogares.



Su encuentro inicial con Taketokoro fue en el otoño de 1993, durante un viaje para completar un pedido para un cliente alemán que buscaba importar un kominka.

Acompañó a un carpintero de Tokio que había venido a comprar arroz en un pueblo vecino y se enamoró de Taketokoro a primera vista. Inmediatamente compró una casa abandonada, sin siquiera consultar a su esposa, y comenzó a trabajar para renovar el edificio.

Desde entonces se mudó a la comunidad. Después de que se difundieran las noticias sobre su magistral trabajo de restauración, se sintió "honrado" con una solicitud para revivir una antigua casa en la prefectura de Niigata que, por coincidencia, estaba junto a la Iglesia Católica Shibata, diseñada por Antonin Raymond.

Posteriormente, comenzaron a llegar pedidos desde todo el país, incluidos Tokio, Nagano, Saitama, Tochigi y Yamanashi, y hasta la fecha ha ayudado a restaurar 50 kominka.


Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.