Noticias : Urbanismo : Ordos, la ciudad china fantasma

Noticias de Arquitectura

Ordos, la ciudad china fantasma

A veces, invertir en infraestructura no garantiza el éxito de una nueva urbanización. (Jue, 28 Jun 2018)
Ordos, la ciudad china fantasma Es el caso de Ordos, una ciudad china a poco más de 500 kilómetros de Pekín.

Esta área se construyó la última década en una zona desértica en expansión.

Hoy, según un informe de Bloomberg, hasta el 85 por ciento de las unidades habitacionales construidas en la Nueva Área de Kangbashi estaban vacías.



Todo comenzó cuando se descubrió uno de los depósitos de carbón más grandes de China.



Cuando comenzaron a extraerlo, generaron inmensas cantidades de riqueza, y lo que se debe hacer por defecto en China si se genera una enorme cantidad de dinero es construir.



Y este fue el caso en Ordos: se planeó una ciudad para un millón de personas.

Debido al fracaso no reconocido por el gobierno, se sigue tratando de atraer a la gente mediante campañas que, básicamente, consisten en incentivar a la gente a mudarse a la ciudad, o los están obligando a mudar escuelas, hospitales u otras instalaciones públicas a la nueva ciudad.



A pesar de que esto puede parecer extremo, los nuevos residentes están muy contentos porque han pasado de ser bastante pobres a ser bastante ricos, abriendo cuentas bancarias, comprando villas. Tienen dinero en el banco por primera vez en su vida.

Sin embargo, en 2017, la etiqueta de ciudad fantasma se está volviendo más que difícil de colgar.



Según un informe reciente, ahora hay 153,000 personas viviendo allí, 4,750 negocios están ahora en operación, y los precios de la vivienda han subido aproximadamente 50% en promedio desde finales de 2015, cuando el mercado local de bienes raíces tocó fondo.

De los 40,000 apartamentos que se habían construido en el nuevo distrito desde 2004, solo 500 siguen en el mercado.

Para contextualizar el desarrollo de Ordos Kangbashi, las nuevas ciudades chinas se construyen generalmente en plazos de 20 años, y una tasa de habituación del 50% en el punto de 13 años es más o menos correcta en el objetivo.



La construcción de una nueva ciudad es un ejercicio de inercia.

Al principio, el desarrollo social y económico en las ciudades nuevas es difícil de implementar y requiere una gran cantidad de manipulación y participación gubernamental, pero una vez que comienzan a moverse, su impulso -las fuerzas del mercado- generalmente toma el control cuando se cortan sus cordones umbilicales y convertirse en entidades urbanas comercialmente viables.



Ahora estamos llegando al punto en el que probablemente empecemos a ver informes de noticias que detallan el éxito de Ordos Kangbashi; algunos lo pueden llamar una ciudad ex fantasma, pero incluso esta afirmación sería técnicamente incorrecta.

Ordos Kangbashi es, y siempre fue, nada más que una nueva ciudad en un punto medio de desarrollo.



Para el año 2023, el año fatídico en que el proyecto estaba programado inicialmente para completarse, es probable que Kangbashi esté completamente poblado, mezclándose discretamente con el paisaje urbano de China; y con la narrativa de la ciudad fantasma largamente olvidada, el visitante desprevenido simplemente asumirá que siempre ha sido así.















Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.