Noticias : Artículos especiales : Los antihéroes de la nueva arquitectura

Noticias de Arquitectura

Los antihéroes de la nueva arquitectura

Esta es la historia de una pareja de noruegos que decidieron dar un nuevo sentido a su profesión trabajando en pequeños proyectos. (Vie, 03 Feb 2017)
Los antihéroes de la nueva arquitectura “Para hacer cosas que te satisfagan tienes que estar dispuesto a estar incómodo. Para ser un buen arquitecto no puede uno quedarse dormido, se ha de tener hambre, obsesión. Uno ha de querer serlo hasta el dolor”. El arquitecto noruego Andreas G. Gjertsen (Trondheim, 1981) habla con la misma pasión que empleaban los arquitectos modernos de los años treinta –dispuestos a renunciar a ciertos trabajos con tal de no embrutecer sus diseños–. Sin embargo, él y su socio de origen iraní Yashar Hanstad (Teherán, 1982) representan lo contrario: buscan un sentido más social que estético para sus edificios.




(Con los materiales de cada zona, como rocas y madera, los arquitectos noruegos Andreas G. Gjertsen y Yashar Hanstad levantan sus creaciones. Como este centro de enseñanza para agricultores en Indonesia.)

La historia de estos dos proyectistas se remonta al tiempo en que se conocieron estudiando Arquitectura en Trondheim, la ciudad donde viven. Su primer encargo fue una sala de fiestas para su universidad, “básicamente un recinto para tener a los estudiantes controlados cuando bebían”, explica Gjertsen. Ese primer trabajo ha sido su proyecto más caro hasta la fecha.



Gastaron 150.000 euros en un edificio que era bonito y funcionaba, pero que les dejó una profunda insatisfacción. ¿Para eso servía la arquitectura? Su siguiente proyecto nació de ese desencanto. Y tras este, todos los demás trataron de evitar la decepción. La muestra Tyin Tegnestue in detail –abierta en el Musac de León hasta el 7 de febrero– explica una década de edificios realizados con lo que encontraban a mano y con la ambición de llegar donde la arquitectura rara vez llega: hasta los más necesitados.



(Una biblioteca en Tailandia construida por los noruegos Yashar Hanstad y Andreas G Gjertsen.)



Andreas Gjertsen asegura que su socio, ­Hanstad, de padre noruego y madre iraní, es más noruego que él. “Llegó aquí siendo un niño y hoy esquía, cosa que yo no hago”, bromea. A Andreas le gusta recordar que su país era el más pobre de Europa hasta finales del siglo XIX, y que luego aprovechó su industrialización y el petróleo para transformarse en un país igualitario. Por eso cree que parte de la clave de su arquitectura está en su formación escandinava. “En Noruega tenemos de sobra. Pero nos educan para que no desperdiciemos. Está mal visto hacerlo. No le vemos el sentido”. Con la intención de encontrar un significado a lo que iban a hacer, precisamente, siendo estudiantes sopesaron muchas posibilidades: de ayudar a los refugiados a enseñar a construir. Fue así como se dieron cuenta de que el denominador común en todo lo que les interesaba era siempre el mismo: “La falta de oportunidades convertida en oportunidad arquitectónica”.



(Se conocieron en Trondheim, donde ambos estudiaban Arquitectura. El primer proyecto de Yashar Hanstad, a la izquierda, y Andreas G. Gjertsen fue una sala de fiestas para su universidad.)


Con esa idea fueron a ver a su profesor favorito. Hans Skotte les había abierto los ojos, los despertó haciéndoles ver lo que eran arquitecturas necesarias. Y aunque hoy es a la vez su mayor crítico y su mayor fan, por entonces el viejo maestro trató de disuadirlos.

“Construir implica realizar instalaciones, tuberías y una serie de trabajos de los que los arquitectos no solemos ocuparnos. Todo eso va antes que el diseño”, les dijo para desanimarlos. No fue suficiente. Corría 2006 y Yashar conoció a Ola Jorgen, un noruego que había abierto un orfanato para niños karen refugiados en Birmania, junto a la frontera con Tailandia. Necesitaban con urgencia una casa de baños. Andreas y Yashar vieron en esa necesidad una oportunidad. Reunieron dinero, convencieron a sus profesores y decidieron ir para allá. Se quedaron un año buscando materiales y construyendo la casa de baños.



(El centro de aprendizaje para agricultores levantado en Kerinci, Sumatra, Indonesia, pretende ayudar a los productores locales a manejar mejor sus negocios y cultivos.)



Aprendieron a trabajar con lo que había: rocas y bambú. Ese aprendizaje les sirvió para construir, unos meses después, una biblioteca. Y con las mismas herramientas –sus propias manos y los materiales disponibles– levantaron también una escuela-biblioteca en Tailandia.

Así, han ido construyendo un doble currículo entre el sureste asiático y sus proyectos noruegos. ¿No viven esa dualidad como una cierta esquizofrenia? ¿Les pagan como arquitectos o como obreros? “Damos clase y vivimos de los proyectos que hacemos en Noruega. Los que hacemos por el mundo son una escuela y con ellos aprendemos tanto como enseñamos. Nuestros mejores clientes siempre son los que no pueden pagar, pero no podríamos vivir de trabajar solo para ellos. Tenemos que equilibrar nuestras finanzas”, explica Andreas.



(Cassia Coop Training Centre - El centro de aprendizaje para agricultores de Sumatra costó 30,000 euros.)




Los baños de Birmania costaron 3.000 euros. La biblioteca, algo más de 4.000. Que hablen con claridad de dinero, del precio de las cosas, es otro de los cambios generacionales que estos arquitectos representan. Publican el coste exacto de cada trabajo porque lo consideran información fundamental para juzgar la calidad de un proyecto. “No impresiona hacer algo brillante con millones de euros, lo asombroso es conseguir mucho trabajando con poco”, explica Gjertsen. Para ellos, una manera de intentar mantener los valores es continuar con un estudio pequeño, no crecer. “Somos dos, y a veces un tercero”. Tiene claro que su objetivo está lejos de construir un rascacielos. Ni siquiera buscan hacer un tipo determinado de proyectos. Aspiran a sentirse a gusto con lo que hacen. Solucionar problemas por encima de innovar ha sido su principal decisión. Y consideran que en esa elección tan práctica, sus madres tuvieron mucho que ver. “Han sido clave en nuestras vidas. Ambas son mujeres fuertes”. La de Andreas dirigía un parvulario en el que enseñaban a valorar la diferencia. La de Yashar trabaja en el servicio social. “En cualquier caso, buscar la equidad es más una actitud nacional que una decisión personal”, comenta.



(Safe Haven Library - Construcción de la biblioteca en un orfanato en la localidad de Ban Tha Song Yang (Tailandia). El coste ascendió a 4,800 dólares, aproximadamente la misma cifra en euros.)



¿Son más baratos que otros arquitectos? Pensaban que sí, pero ha resultado que no tanto. O que no siempre. En Noruega los buenos materiales no son muy caros, pero la mano de obra, sí. Es lo contrario de lo que sucede en Tailandia. Por eso ellos en cada lugar tratan de aprovechar lo que les da más oportunidades. “En Asia reciclamos materiales, los transformamos con mano de obra para hacerlos valiosos. En Noruega, simplificamos”.

Tyin, el nombre de su estudio, significa “cobijarse” en noruego, pero es también un lugar en el centro de ese país donde hay un lago. En ese lago había un barco que de 1906 a 1912 llevó a los turistas de travesía. Andreas y ­Yashar lo compraron cuando se convirtieron en arquitectos. En él iniciaron su estudio. Incluso vivieron dentro una temporada larga. “Yashar en la proa y yo en la popa”, cuenta Gjertsen. Todavía lo tienen. Lo utilizan para alojar a quienes los visitan. Andreas vive con su novia, una arquitecta portuguesa, en un piso del centro de Trondheim. Yashar se está haciendo una casa. No ha viajado esta vez a León. Acaba de tener un hijo y no puede ausentarse con tanta frecuencia. ¿Qué pasará cuando la vida vaya colándose en su estudio? ¿Cuánto tiempo creen que van a poder elegir los proyectos por lo que les aportan en lugar de por lo que le proporcionan a su economía? “Es cierto que la vida y sus cambios nos van alterando. Pero no tenemos miedo. Nos da igual modificar la manera de trabajar, lo que nos destruiría sería alterar nuestras prioridades y ambiciones”, explica. Reconoce haber sido tentado por la comodidad, pero asegura que fue un momento, no tuvo consecuencias: “Cansa vivir en la cuerda floja, pero Noruega es tan cómodo que pone enfermo”.



(Lyset paa Lista - Mirador en Lista, Farsund, en el sur de Noruega. El paisaje que se observa desde ese punto es uno de los más peculiares del país. El proyecto se concibió como una idea para atraer el turismo a una zona que ha visto decrecer su población en los últimos tiempos.)

Aunque su arquitectura se da de bruces con la de la era del espectáculo de los últimos lustros, ellos sostienen que sus proyectos no son una reacción a nada. “La intención no es criticar ni la mala arquitectura ni a los arquitectos que deciden quedarse dormidos”. Gjertsen explica que su generación busca construir una arquitectura más real, más comprensible, “algo útil que no tome como prioritario el ego del arquitecto”. Defiende que los pobres, como los ricos, necesitan buena arquitectura. Y la pobreza arquitectónica tiene tanto que ver con los materiales como con el mal diseño. “En Noruega hay mucha arquitectura nefasta, espacios hostiles que afectan negativamente a la gente”.



Por haber abordado la gran asignatura pendiente de la arquitectura –por haber llegado donde es más necesaria–, estos proyectistas asumen que se han convertido en un modelo para muchos jóvenes estudiantes, por eso explican que para ser relevantes necesitan ser económicamente viables. “No somos una ONG. No es sostenible trabajar sin un sueldo que nos permita seguir. Eso no es justo ni para nosotros ni para lo que nos hemos propuesto hacer. Por eso combinamos varios tipos de proyectos”. Cuando diseñan con pocos medios son ellos los que construyen sus edificios, aunque en Noruega ya no lo hagan.

Cuando edifican en el sureste asiático, ¿qué le hace pensar que pueden enseñar a construir a personas que llevan mucho tiempo haciéndolo de acuerdo con tradiciones centenarias? La respuesta a esa pregunta es que han tenido que ir aprendiendo de ellos. “A Tailandia llevamos ideas para tecnificar sus construcciones. Pero nuestras propuestas se adaptaban con torpeza a su manera de construir. Los carpinteros nos avisaron y aun así fallamos. Sin embargo, otras veces mejoramos sus sistemas. Es un diálogo y el beneficio es mutuo. Aunque cueste llegar a él”. Costó en Tailandia. Las primeras casas que hicieron allí servían para almacenar agua de lluvia. Pero guardaban demasiada. “Había filtraciones hasta que los habitantes las arreglaron. Mejoraron nuestro diseño y eso les dio poder sobre su propia casa. Incluso lo malo hace que la gente reaccione y que todos progresemos”, explica Andreas.

El profesor Skotte, que les desaconsejó que se dedicaran a ese ángulo de la arquitectura, hoy se ha retirado, “pero pasa todas las semanas por el estudio”. Es su mayor embajador. También su pepito grillo. Ha escrito que estos arquitectos adquirieron su conocimiento “a pesar de haber estudiado en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU)”. Está convencido de que los Tyin son una advertencia para las escuelas de arquitectura. “No hay que diseñar problemas, hay que encontrar soluciones”, dice. Para Andreas es una figura paterna.

¿Han sacrificado algo? Cuentan que los amigos que estudiaron con ellos tienen una vida más cómoda y puede que también más predecible. Y que no saber lo que te va a pasar es a la vez cansino y un lujo. “Nos sentimos como aprendices, y es que hemos pasado de ser estudiantes de arquitectura a ser arquitectos que estudian. Eso es lo que queremos ser. Los grandes arquitectos siempre han hecho eso, no encasillarse, seguir jugando”.

En la década que llevan trabajando han cuestionado la manera en la que muchos arquitectos llevan siglos haciéndolo. Tal vez por eso reconocen que algunos colegas les dan la espalda, están incómodos con ellos. “Digamos que salimos más con los carpinteros y los estudiantes que con otros arquitectos. Puede que sea porque somos jóvenes, pero nos incomoda la palmadita y el champán de algunas reuniones. Nos gusta mantener los pies en la tierra”, dice. Gjertsen aclara que en Noruega la mayoría de arquitectos no son una clase aparte. “Son percibidos como un cruce entre un médico y un artista”. Pero se lamenta de que cada vez se les deje participar menos en la toma de decisiones. “Una pena porque somos una profesión puente, formada para tomar decisiones estratégicas contemplando muchos factores”. Por eso insisten en que no les interesa “ni la arquitectura que lleva a los grandes egos a psicoanalizarse ni la que no se entiende o no se puede construir”. Defienden que su profesión se ha despertado. “Ha dejado de ser ego y lamento”.

Compartir artículo:

Lista de comentarios

12 de 9 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Artículos especiales: Los antihéroes de la nueva arquitectura , 2016-01-05
Comentarios por: Carlos A. Ayala Ruiz
 
Al hacer la arquitectura es para servir al hombre (rico o pobre). Es verdad la comodidad aburre. En genaral me gustó el artículo.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
11 de 2 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
, 2016-01-20
Comentarios por: María Valencia García
Los antihéroes de la nueva arquitectura
 
Me parece que la arquitectura debe servir para que todos vivamos mejor, y esto no es contrario a la estética. Me gustan mucho los artículos que tratan de la arquitectura sustentable y cotidiana, la que no pretende ser "el gran arte", pero lo es por la inteligencia de sus soluciones. Los felicito
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
6 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Los procedimientos arquitectónicos colectivos , 2017-03-01
Comentarios por: Enzo Manrique Bolovich
 
Hoy en día los trabajos que realizan ellos son producto de una participacion de la ciudadania y ellos (los arquitectos). Personalmente he realizado trabajos colectivos casi sin paga, pero el resultado es la mayor satisfacción que un profesional puede tener, complementar el uso original de los procesos constructivos de un lugar con la experiencia de los lugareños y la participacion de los arquitectos, para ello se debe conocer varias cosas, uno de ellos y el principal la idiosincracia de la gente, sus costumbres, su historia, su economia y sobre todo la naturaleza que los rodea y aprender a adaptarse para lograr un buen proyecto. Mis mas sinceras felicitaciones a los dos y a ustedes por transmitirnos estos temas. Los saludo
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
4 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Comentario , 2017-03-01
Comentarios por: María Eugenia Acuña
Los antihéroes de la nueva arquitectura
 
Arquitectos como esos hacen falta en los países pobres para enseñarles que con lo que se tiene se pueden hacer casas y cosas funcionales y amigables con el planeta en las universidades debería haber una materia de sensibilización al respecto.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
4 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
, 2017-03-03
Comentarios por: Gisela Cañizales
Los antihéroes de la nueva arquitectura
 
Invaluable y ejemplar la ética profesional de estos dos jóvenes arquitectos. Cierto que la funcionalidad y la estética no deben rivalizar en ningún ámbito pero, la arquitectura se ha estigmatizado como la estética urbanística que enaltece la creación y al creador más que a quien debe servir lo creado. Aplicar la arquitectura para mejorar el entorno de los menos favorecidos y adicionalmente aprovechar los recursos naturales, humanos y materiales del lugar donde se desarrolla el proyecto, es honrar el propósito de esa profesión. Este artículo debería titularse "Los Héroes de la Arquitectura".
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
3 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Propuesta arquitectónica novedosa , 2017-03-04
Comentarios por: Octavio Contreras
Los antihéroes de la nueva arquitectura
 
Todo lo novedoso suele causar polémica. Este tipo de arquitectura rudimentaria sí, pero sustentable, debe considerársela desde la perspectiva utilitaria que pueda tener. Desde esa óptica, bienvenidos todos los “villanos” de la arquitectura.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
2 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Los antiheroes de la nueva arquitectura , 2017-03-03
Comentarios por: Isabel Guerra
Los antiheroes de la nueva arquitectura
 
Muy buen articulo, arquitectos de la talla de estos jovenes, tambien de la talla de los mas viejos, como Rodolfo Livingson, de Argentina, deben surgir cada vez mas. El mundo esta necesitado de ellos. Toda la vida me intereso este tipo de proyectos comunitarios y sociales pero en mi pais, Cuba, contradictoriamente, no me fue posible emprender por cuenta propia esa labor.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
2 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Ayudar al necesitado. , 2017-03-03
Comentarios por: Byron Perez.
5
 
Me encanto el articulo. Yo ya pronto me retiro y tengo planes de trabajar para gente que no pueda pagar, sin cobrarles un centavo, solo por ayudar y divertirme. Creo que es grandioso hacer eso. Sera en Nicaragua, mi pais natal. Ademas pienso dar clases de diseno y si no me pagan no importa.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
1 de 2 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
los trabajos en madera , 2017-02-12
Comentarios por: Jose Ramon
buenisimo
 
me gusto mucho la casa con los pisos de piedra son muy bellos me gustaría hacer algo así lo que pasa que en Venezuela la madera es muy costosa
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
1 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
, 2017-03-02
Comentarios por: arturo
 
los relatos son prácticos, sencillos y con mucha experiencia que dan.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
1 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Los antiheroes de la nueva arquitectura , 2017-03-03
Comentarios por: Isabel Guerra
Los antiheroes de la nueva arquitectura
 
Muy buen articulo, arquitectos de la talla de estos jovenes, tambien de la talla de los mas viejos, como Rodolfo Livingson, de Argentina, deben surgir cada vez mas. El mundo esta necesitado de ellos. Toda la vida me intereso este tipo de proyectos comunitarios y sociales pero en mi pais, Cuba, contradictoriamente, no me fue posible emprender por cuenta propia esa labor.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
1 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Critica aos bem alimentados. Só Noruegueses seriam capazes??? , 2017-03-07
Comentarios por: Luiz Carlos Zubaran
 
Li o artigo até um certo ponto e depois o li apenas por necessidade de termina-lo. Aqui no Brasil temos de tudo em arquitetura, favelas, bairros ricos e bairros pobres. Não me parece licito que visões deste tipo sejam tratadas como algo novo. Antes é necessário olhar o que os Indianos fazem, os africanos, e todos aqueles que efetivamente moram em países onde os atritos sociais são reais. Países onde os atritos sociais são minimizados ou sequer existem, onde o estado cumpre a sua função, abre espaço para a realização humana, e isto não é novidade. Apesar de serem bem feitas as propostas de edifícios, não apresentam NADA DE NOVO. apenas vivem a vida simples que invejam de aqueles que nada tem. Assim é facil... Quero ver se um Somali, com fome, sem água pensaria assim. Quero ver um morador da Amazônia de áreas endêmicas de malaria também pensaria e agiria assim. Então pessoal, Vamos olhar efetivamente aqueles que estão fazendo a realidade a partir do pouco que tem, não de aqueles que apenas imitam os menos ricos. Luiz Carlos Zubaran Arquiteto, Mestre em Filosofia - PUC RS - Brasil; Doutor em Arquitetura - Universidade da Coruna - Espanha; Faz os cursos válidos para o Doutorado em Direito Constitucional da Universidade de Buenos Aires - Argentina.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
1 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Comentario , 2017-03-08
Comentarios por: ELKIN DARIO OTALORA CASTRO
Los Antihéroes de la Arquitectura
 
Se contribuye a darle valor al conocimiento popular y volverlo universal.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
1 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Arquitectura del lugar , 2017-03-21
Comentarios por: Arq Andrés Cañizares Pinargote
Excelente
 
Saludos, existe una gran similitud respecto a la arquitectura que origina la sensibilidad de estos dos jóvenes arquitectos noruegos con la respuesta a las pérdidas por el terremoto de intensidad 7,8 que sufrimos en Ecuador en las provincias de Esmeraldas y Manabí hace ya casi un año, el 16 de Abril del 2016, pues las reacciones más válidas,en la reconstrucción, en materia de Vivienda, precisamente se dan por la participación de las facultades de arquitectura del país, incluida la nuestra, de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, en proyectos cuyo éxito involucran la participación de los habitantes afectados, materiales sustentables,estudiantes y docentes , es decir, arquitectura sensible al evento, priorizando al ser humano.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
0 de 1 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
loa antihéroes de la arquitectura , 2017-03-15
Comentarios por: marilee romero
 
me parece glorioso que aun existan seres que se dediquen con su profesión, a realizar labor social. es increible este proyecto, ojala que en Venezuela, pudiesemos implementar ese tipo de construcciones. trabajar con materiales sustentables y del sitio.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
0 de 0 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Otra vision , 2017-03-18
Comentarios por: Ricardo Avila
Los antiheroes de la nueva arquitectura.
 
Vaya que este articulo es ejemplar de lo que dos mentalidades pueden hacer complementandose. Y si agregamos el valor intrinseco que reperesenta la ayuda local tanto de mano de obra y materiales, el gran resultado obtenido sobresale de inmediato. Magnifico enfoque tambien el que presentan en ambos videos, pues casi lo vi como una entrada al alma de estas personas. Tambien es felicitarlos a ustedes como Editores de este tipo de articulos.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
0 de 0 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
, 2017-03-29
Comentarios por: Manuel García
Los antiheroes de la nueva Arquitectura
 
Que la Arquitectura cumpla con su función, que su función resuelva la problematica social y que la sociedad se sirva de la Arquitectura.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.

   

Síguenos

Applicaciones

Contáctanos

  • Domicilio: Detroit 9 - 704, Col Nochebuena, México DF

  • Teléfono: (5255) 52-35-86-04

  • Horario: Lunes a Viernes 9:30 hrs a 17:00 hrs (GTM -6)

  • En línea: FAQ