Noticias : Libros Recomendados : Lo que los ladrones pueden enseñarle a los arquitectos

Noticias de Arquitectura

Lo que los ladrones pueden enseñarle a los arquitectos

Los robos dan enseñanzas sobre cómo diseñar espacios, según un nuevo libro. (Vie, 13 May 2016)
Lo que los ladrones pueden enseñarle a los arquitectos George Leonidas Leslie arribó a Nueva York desde Cincinnati en 1869.

Uno podría creer que Leslie, arquitecto de profesión, pensaba abrirse camino en la industria de construcción, la que estaba en pleno crecimiento, construyendo residencias y edificios.

En cambio, estaba sondeando la ciudad con otro plan: localizar sitios para robar.

En verdad, inició una serie de robos que duraron casi una década.

Leslie utlizó su atractivo personal, se infiltró en eventos y observaba el entorno buscando probables objetivos. Llegaba y estudiaba y, debido a su distinguida forma de ser, no levantó sospecha alguna.

Este amable timador resulta un personaje perfecto para presentar el nuevo libro de Geoff Manaugh: A Burglar’s Guide to the City (La Guia de la Ciudad del Ladrón).

¿Quién mejor para forzar su entrada a un edificio que alguien con un entendimiento profundo sobre la manera en que estos son diseñados?

La idea del delincuente genio sigue siendo seductora: la evidencia está en todas las películas de acción en que un delincuente cuelga de un cuerda tan delgada como un hilo sobre el escaparate de un museo, mientras que se escucha música apasionante en el fondo.



Manaugh describe a esta clase de protagonista como un “omnipotente delincuente que tiene poderes prácticamente sobrenaturales que puede colarse en cualquier edificio, abrir cualquier cerradura y pasar por cualquier obstáculo utilizando artefactos ingeniosos que son casi mágicos”.

Pero el autor nota que la mayor parte de los hurtos no son magníficos ni osados: son oportunistas y más importante son abusos espantosamente invasivos que pueden hacer flaquear a nuestro sentido de seguridad.

Sin embargo, lo que resulta más interesante para Manaugh es qué normalmente las discusiones sobre robos en edificios rápidamente pueden transformarse en “una charla sobre arquitectura”.

No le interesa la acción de hurtar propiedad de otros -“no es una cosa que festejo moralmente”- más bien le resulta interesante lo que estos crímenes revelan sobre la forma en que la gente se moviliza en sitios arquitectónicos.

“Se trata de ver de qué manera alguien forzó su entrada a un edificio o bien de una habitación a otra o desde la primera planta al segundo nivel sin emplear las escaleras o bien al realizar un túnel por los muros”, explica. “No puede haber allanamiento de morada sin estructuras. Exactamente el misma concepto de un bandido [que se mete en edificios] está unido al lugar edificado”.



En ocasiones los bandidos se ayudan con la comprensión compleja de la infraestructura regional. En el libro, Manaugh específicamente habla de un hombre que leyó detenidamente el reglamento contra incendios de la ciudad de Toronto para establecer el siguiente sitio donde iba a ingresar a robar.



Asimismo relata otro robo a un banco -aún no esclarecido- en el que se usó el sistema de drenaje de la ciudad de Los Ángeles. “Estos [robos] revelan que si uno piensa de forma analítica sobre los espacios que lo rodean y la forma en que un lugar quizá esté unido a otro, se piensa de manera arquitectónica”, afirma. “Sólo se está usando [esta modo de razonar] para objetivos criminales”.

Hay formas usuales de trasladarse por edificios, dice Manaugh y frecuentemente los arquitectos proyectan las construcciones con ese movimiento en la psique.

Los delincuentes desconocen esas normas preestablecidas. “El ladrón llega y piensa, ‘Mira, no voy a continuar el trayecto que usted como arquitecto me ha indicado’”, agrega Manaugh. Evidentemente, no hay que ser Ladrón para meditar acerca de la construcción de esa manera y, por tanto, sondear nuevas alternativas para surcarlo.



Encauzar esta clase de interés formal en tareas menos dudosas puede servirles tanto a los arquitectos como a los propietarios de viviendas, afirma Manaugh. “En vez de generar un tipo de fortaleza medieval, realmente se puede diseñar una respuesta sofisticada y también interesante al reto de saber que alguien podría intentar forzar la entrada por esa ventana en el primer nivel y no se precisa únicamente de ponerle rejas a la ventana”, dice. “Hay una respuesta arquitectónica [en función de ese problema]”.

Manaugh añade que adentro de la casa, ideas como unos muros deslizantes de papel ofrecen un diseño adaptable que permite cambiar de qué forma se interactua con un espacio. “Es una forma interesante y participativa de usar la arquitectura”, afirma. Y ha sido legal.

Compartir artículo:

Lista de comentarios

19 de 6 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
libro de Geoff Manaugh: A Burglar’s Guide to the City (La Guia de la Ciudad del Ladrón). , 2016-05-26
Comentarios por: Ernesto Azpurua
articulo
 
Para la mayoría de los interesados en la arquitectura lo primordial es la estética, el arte de la obra que, por lo general se basa en fachadas, cuando lo mas importante es la seguridad que uno tenga en su hogar (refugio). Luego viene las necesidades del morador; la comodidad practica, el fácil acceso y uso de estancias. En fin lo que todos los moradores requieran para el buen vivir. Por eso el diseño debe de empezar desde adentro y no de fachada para adentro. Es por eso que el libro sobre el tema es importante.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
3 de 7 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
la forma de ver y pensar al planteamiento de movilidad y acceso a una obra arquitectónica , 2016-05-27
Comentarios por: Francisco ABURTO
la información y manera de presentar
 
Como arquitecto me parece muy educativa la idea de ver con otra visión nuestro trabajo de diseño, eso nos enseña. Ser más abiertos e incluyente al proyectar nuevas edificaciones para ofrecer mejores opciones a nuestros clientes
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
1 de 8 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
, 2016-05-30
Comentarios por: Leonardo Uzcategui
Lo que los ladrones pueden enseñarle a los arquite
 
Soy ingeniero civil y me interesa muchisimo la arquitectura. En algunas construcciones en que he trabajado, me ha llamado muchas veces la atencion que el diseño arquitectonico facilita el acceso de los ladrones a las edificaciones...Especificamente algunos elementos de fachadas, muros perimetrales y hasta las mismas rejas de proteccion tienen diseños que semejan "escaleras exteriores" de muy facil utilizacion para alguien que quira ingresar en forma ilegal a la edificacion.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
0 de 5 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Deberia ser ampliado , 2016-05-30
Comentarios por: Ana
Lo que los ladrones pueden ensenarle...
 
El articulo trata un problema que usualmente se carga al ingeniero civil: la seguridad. Es hora de salir con propuestas atractivas en materia de seguridad antirobos! Los arquitectos se caracterizan por la creatividad.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.

   

Síguenos

Applicaciones

Contáctanos

  • Domicilio: Detroit 9 - 704, Col Nochebuena, México DF

  • Teléfono: (5255) 52-35-86-04

  • Horario: Lunes a Viernes 9:30 hrs a 17:00 hrs (GTM -6)

  • En línea: FAQ