Noticias : Arquitectura : Murphy House: una casa llena de sorpresas

Noticias de Arquitectura

Murphy House: una casa llena de sorpresas

La casa fue todo un reto para los arquitectos por el pequeño espacio y el área en la que se ubica dentro del distrito New Town de Edimburgo, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Por eso RIBA la consideró como “un ensayo de como el diseño contemporáneo puede contribuir con la historia de New Town”. (Mar, 08 Ene 2019)
Murphy House: una casa llena de sorpresas Esta es una casa diseñada por el arquitecto británico Richard Murphy para él mismo.


De acuerdo con Murphy, el proyecto se inspira en la obra de Carlo Scarpa, arquitecto italiano.

Ocupa aproximadamente la mitad de un jardín existente en el espacio abierto entre la parte posterior de las casas en la calle Forth y el extremo de casas en la calle Hart, en el New Town de Edimburgo.




En total, la casa cuenta con 8 niveles y un área de desplante de apenas 140 metros cuadrados.

Al arquitecto le tomó 10 años diseñar la casa y construirla.





La unión entre estas dos calles es claramente una zona no planificada del New Town, asentado en el punto de contacto entre dos fincas que se desarrollaron simultáneamente y chocaron.

Además, tiene un nivel extra añadido en algún momento del siglo XX en el lado oeste de la calle de Hart que ha dado lugar a una fea techumbre.





Se planeó que la casa lograra una serie de objetivos arquitectónicos ambiciosos.

En primer lugar actúa como un 'sujeta libros' de las techumbre mencionada antes, para esconderlas tanto como sea posible.





El tratamiento elevado sigue el patrón establecido por las casas de la calle de Hart, con una base de sillar con márgenes, hileras de volados y una importante cornisa que ha sido acabada convirtiéndola en el extremo de una espectacular cubierta inclinada.

Este techo creado principalmente con cristal con células fotovoltaicas insertadas, está diseñado para garantizar la luz del día en el sótano adyacente a la calle Forth y también actuar como un colector importante de la energía solar.





Una serie de ventanas y contraventanas ocultas se abren mediante mecanismos manuales para aprovechar la luz del sol durante los meses de verano para recibir la luz del sol; en invierno permanecen cerradas para no perder calor.

Además las células fotovoltaicas dan energía a un ventilador industrial que extrae el aire de la parte superior de la casa hacia el semisótano con dos propósitos: contra la convección térmica y también para almacenar calor en una losa de piedra colocado en el solum para la calefacción durante la noche.





La forma externa de la casa se completa con un garaje con una pequeña terraza en la parte superior.

Internamente un enclavamiento coloca al salón-comedor y a la cocina en el primer nivel con el dormitorio principal en el vértice de la sección, capaz de abrirse y cerrarse hacia el espacio de estar.





Un estudio se encuentra entre el vestíbulo y la sala de estar. Un dormitorio está situado en la planta baja y otro dormitorio en un semisótano.

El trabajo comenzó en el sitio en julio de 2012 y concluyó en diciembre de 2014.





En una ceremonia televisada, el Royal Institute of British Architects entregó el premio RIBA a la Mejor Casa del año 2016 a la Murphy House, un innovador proyecto diseñado por el estudio Richard Murphy Architects de Edinburgo.

La Murphy House se impuso entre otros 16 diseños del Reino Unido, los cuales fueron anunciados en el mes de julio.





La elección estuvo a cargo de un jurado compuesto por el arquitecto Meredith Bowles, la arquitecta Charlotte Skene Catling (ganadora del mismo premio en 2015), el arquitecto Jonathan Dallas, la editora de la sección arquitectura de la revista Wallpaper Ellie Stathaki y el director de Home Insurance Hiscox Phil Thorn.








Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.