Noticias : Arquitectura : Por -feos-, edificios brutalistas en Singapur están en peligro

Noticias de Arquitectura

Por -feos-, edificios brutalistas en Singapur están en peligro

Considerados en su momento como modernos y revolucionarios, estos edificios hoy enfrentan el embate de la especulación inmobiliaria que aspira a crear nuevos iconos. (Mar, 05 Nov 2019)
Por -feos-, edificios brutalistas en Singapur están en peligro La imagen que tenemos de Singapur es la de una ciudad moderna, en constante crecimiento, en la que abunda el vidrio y el acero en delgados rascacielos.

Debido a los cambios que toda sociedad experimenta, la arquitectura del pasado suele ser juzgada con dureza, quizá porque se convierte en la representación de épocas que prefieren dejarse en el olvido, como cuando alguien observa fotos de su adolescencia y siente vergüenza por lo que ve.



Tal es el caso de la arquitectura brutalista de Singapur, herencia directa del pasado colonial británico.

Cuando este país se formó como tal, en 1965, sus arquitectos empezaron a diseñar y construir edificios bajo la influencia británica, pues muchos de ellos se formaron en escuelas de arquitectura inglesas.

La corriente de moda, el brutalismo, que en algunos países perduró hasta los años 80, se convirtió en el estandarte de la arquitectura estatal en buena parte del mundo, pues gracias al uso del concreto en todos los detalles constructivos (trabes, columnas, parteluces, pérgolas, etc.) pretendía ser una arquitectura permanente, que no envejecería nunca.

Así se erigieron edificios icónicos en Singapur, como el complejo Golden Mile, Pearl Bank Apartments y People’s Park.

Al paso del tiempo, las características de esta arquitectura se convirtieron en la imagen de gobiernos corruptos, ineficientes y pasados de moda. La reacción no se hizo esperar, y muy pronto se optó por la construcción de edificios más transparentes y ligeros.

Como la herencia arquitectónica no puede borrarse de un plumazo, los edificios brutalistas de Singapur quedaron relegados y dejados a su suerte. Sin mantenimiento y en algunos casos modificados para tratar de quitarles las huellas de su origen, estos edificios eran vistos con desprecio y tildados de “feos”.

Hacia el año 2000, una nueva generación de arquitectos y artistas singapurenses descubrieron el valor de estos edificios, por lo que se esforzaron en proteger esta herencia cultural.

Actualmente, los edificios brutalistas de Singapur son vistos como “arquitectura vernácula” o atracción turística, al grado de que el alquiler de un apartamento en estas construcciones es más barato que en el resto de la ciudad.

El complejo Golden Mile, donde se agrupan viviendas, tiendas y restaurantes, fue construido en 1973 por Gan Eng Oon, William Lim y Tay Kheng Soon de DP Architects.

Es una megaestructura que conjunta una pirámide escalonada donde se agrupan los apartamentos, mientras que debajo se desarrollan varios pisos de tiendas y restaurantes.

Este edificio mixto fue construido para alojar a los inmigrantes tailandeses, por lo que muy pronto se le conoció como la “pequeña Tailandia”.

El complejo decayó, al grado de considerarse como un sitio peligroso, lo que contribuyó a relacionar con el brutalismo la proliferación de refugios para pobres o “barrios marginales verticales" en el centro de la ciudad.


(Golden Mile)

A fines de octubre de 2018, el complejo se puso a la venta en la nada despreciable cantidad de 800 millones de dólares de Singapur (unos 517 millones de euros), después de que el 80% de sus propietarios aceptaran vender el complejo.

Para Rem Koolhaas, Golden Mile es una "obra maestra de la arquitectura y el urbanismo experimentales, ideológica y arquitectónicamente avanzada".

La Urban Redevelopment Authority (URA), institución de Singapur, intervino en el caso y logró preservar el lugar.

Otro ejemplo brutalista es People's Park, en el distrito de Chinatown, una mezcla de tiendas, oficinas y apartamentos.



(People’s Park)

Construida en 1967, también obra de DP Architects, es el complejo minorista más grande a lo largo del cinturón comercial de la calle Eu Tong Sen, y fue el primer centro comercial de este tipo en el sudeste asiático.

Pearl Bank, por su parte, fue la torre residencial más alta de Singapur. Diseñada y construida en 1976 por Tan Cheng Siong, tiene forma de herradura.

Con 113 metros de altura, contaba con 288 unidades residenciales y 4 tiendas en la planta baja, incluyendo casa club, jardín de infantes, gimnasio, sala de usos múltiples y un estacionamiento de varios pisos.

Por problemas de mantenimiento a lo largo de los años, Pearl Bank Apartments sufrió múltiples problemas, desde averías en los elevadores y desprendimiento de acabados.


(Pearl Bank Apartments)

En venta desde 2007, CapitaLand, una poderosa inmobiliaria local, adquirió la torre en febrero de 2018 por $ 728 millones.

Aunque el 90% de sus residentes solicitaron una orden de conservación, la medida no cumplió con los criterios establecidos por URA.

La eventual demolición del edificio se llevará para siempre una pieza brutalista de Singapur, que será sustituida por One Pearl Bank, otra torre de forma cilíndrica.



El panorama no es claro, pues la especulación inmobiliaria y la falta de terrenos para construir convierte en objetivos a estos edificios de concreto, que alguna vez se pensaron como las mejores soluciones para la vida humana.

Algunos edificios se salvarán, pero otros no pasarán la prueba del tiempo y solo quedarán registrados en fotografías.

La arquitectura brutalista está en peligro de extinción en todo el mundo.

Compartir artículo:

Lista de comentarios

0 de 0 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
, 2019-11-06
Comentarios por: JAIMES URBINA POLO ARMANDO
 
BUENOS DIAS, QUE BUENO TENERLOS A UDS. REGALANDOME TANTA INFORMACION PARA MIS PLANOS. EN VERDAD LES AGRADESCO SU INTERES POR LA AQUITECTURA SIGAN ASI QUE DESDE VENEZUELA LOS APOYAMOS
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.