Noticias de Arquitectura

Arquitectura de emergencia

Frente a los desastres, la arquitectura juega un papel fundamental: la resolver lo más pronto posible y a bajo costo la necesidad de vivienda de la población afectada. Tierra, cartón y plástico son respuestas posibles ante esta nueva emergencia. (Mar, 14 Nov 2017)
Arquitectura de emergencia Los desastres naturales acechan a la humanidad todo el tiempo. Huracanes, inundaciones, incendios, terremotos ocurren cada año dejando a su paso destrucción y muerte.

En nuestro país ocurrieron dos sismos en septiembre, de intensidades de 8.2 y 7.1, que destruyeron las viviendas de miles de personas en los estados de Morelos, Oaxaca, Estado de México, Puebla, Chiapas, Guerrero y la Ciudad de México. Frente a los desastres, la arquitectura juega un papel fundamental: la resolver lo más pronto posible y a bajo costo la necesidad de vivienda de la población afectada. Tierra, cartón y plástico son respuestas posibles ante esta nueva emergencia.

Arquitectura de tierra



Nader Khalili fue un arquitecto iraní que trabajó tanto en su país como en Estados Unidos. Se le conoce como el creador del Súper Adobe, sistema constructivo sustentable al cien por ciento, que emplea sacos o bolsas que se rellenan con tierra y que luego son apilados en forma circular hasta darles la forma de una bóveda. Para fortalecer la estructura contra los temblores, en lugar de emplear varillas, debajo de cada saco corre una escalerilla de alambre de púas. Este sistema se diseñó originalmente para las misiones de la NASA a Marte. Durante cinco años Khalili recorrió amplias zonas rurales en Irán para descubrir antiguos métodos de construcción y desarrollar este sistema que, además de estar patentado en Estados Unidos, se ha exportado a otros países en casos de desastre. Aunque Khalili murió en 2008, su fundación CalEarth ofrece asesoría para entender cómo se construyen estas casas que además de baratas, ofrecen a aquellos que perdieron su patrimonio la oportunidad de contar con un hogar digno, como sucedió durante la primera Guerra del Golfo. En México se han seguido los pasos de Khalili: en el municipio de Villa de Álvarez, Colima, se ha construido una vivienda de este tipo, gracias a los esfuerzos de la organización civil Terra y Voluntades.

Arquitectura de cartón



Shigeru Ban es mundialmente conocido por construir edificios con tubos de cartón. La historia de este particular sistema constructivo comenzó en 1986, cuando Ban diseña un pabellón inspirado en uno de sus héroes, Alvar Aalto. Un tubo de cartón en un bote de basura lo inspiró para imitar las formas y texturas que el finlandés consiguió en sus obras. Shigeru Ban continuó desarrollando su idea y tras construir otros pabellones, como el de “Paper Arbor”, en Nagoya, Japón, sucedió el devastador terremoto de Kobe (1995). Con tubos de cartón construyó un refugio de bajo costo: 2,000 dólares. Cimentados en cajas de refrescos, los tubos resisten lluvia, humedad y fuego. Shigeru Ban ha viajado a países como Haití, Turquía o India a construir estos refugios que se adaptan a las condiciones de climatológicas de cada región. En Ruando, por ejemplo, la ONU entrega a los desplazados una lona de 24 metros cuadrados. Para instalarla deben cortar árboles y construir paredes endebles que dejan pasar el frío. Con los tubos de Ban se protegen los árboles y nadie pasa frío. Mediante un material prácticamente desechable, en México le decimos “Sonotubo”, Shigeru Ban ha devuelto la arquitectura a las personas.

Arquitectura de plástico



Al plástico se le condena ecológicamente y con mucha razón: pueden transcurrir generaciones y generaciones de seres humanos y el plástico seguirá ahí, como si se tratara de una pintura del Renacimiento o una pirámide maya. Su mayor defecto es una virtud desde el punto de vista constructivo: durabilidad. La destrucción de miles de viviendas en México, tras los sismos del 7 y 19 de septiembre, requiere de salidas económicamente viables y de gran velocidad. El Poli Etilén Tereftalto o PET ha probado su efectividad como sistema constructivo. En Tlaxcala, en 2014, se construyó la primera casa de este tipo. Las botellas se rellenan con tierra, se apilan y se pegan con mortero. El resultado es una casa con muros de buen grosor, con buen aislamiento térmico y un ahorro de hasta el 50% en materiales de construcción. Tan sólo en México se desechan cada hora 6 millones de botellas de PET, de las cuales sólo se recicla el 40%, por lo que es una buena solución para las cientos de familias que al menos en México perdieron sus hogares.


Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.