Noticias : Arquitectura : Grandes proyectos que no se construyeron: La Milla de Frank Lloyd Wright

Noticias de Arquitectura

Grandes proyectos que no se construyeron: La Milla de Frank Lloyd Wright

Los rascacielos nacieron en América debido al encarecimiento de la tierra. Desde entonces, arquitectos ingenieros y desarrolladores sueñan con construir el edificio más alto del mundo. En 1956, el “mejor arquitecto del universo”, como él mismo se llamaba, fijó una medida que aún hoy todos sueñan por alcanzar: una milla (1.6 kilómetros). (Lun, 11 Dic 2017)
Grandes proyectos que no se construyeron: La Milla de Frank Lloyd Wright A los 89 años, Frank Lloyd Wright no perdía el tiempo ni se dormía en sus laureles. Dirigía su escuela en su casa-estudio de Taliesin, pero siempre estaba a la caza de oportunidades para seguir haciendo proyectos.

Entonces se le ocurrió la idea de diseñar un rascacielos, pero no uno cualquiera: una espigada estructura de 1 milla de longitud. El proyecto se conoce de varias maneras: “The Mile High Illinois”, “Illinois Sky City” o “The Illinois”, a secas.

¿Quién le encargó este proyecto? Nadie. Wright lanzó el anzuelo para ver si alguien picaba. Lo curioso es que el célebre arquitecto, en el pasado, criticaba los rascacielos.

Por ejemplo, no se quedó callado a la hora de hablar mal de Mies van der Rohe y sus edificios de vidrio y acero: “Detesto ver a los niños bromeando y haciendo que sus edificios parezcan cajas”.

También su odio hacia las ciudades era por todos conocido: las consideraba sucias, apretadas, sin ninguna idea de diseño. Alguna vez dijo: “Mirar el plan de una gran ciudad es ver algo así como la sección transversal de un tumor fibroso”.

En respuesta a este mundo que sentía cada vez más alejado de sus ideas, como el proyecto conocido como Broadacre City (un planteamiento utópico, para mejorar la condición de las ciudades y, sobre todo, hacer que el hombre volviera a las praderas, a esa edad de oro, si es que alguna vez existió, en que formaba parte de la naturaleza).

“¿Por qué no diseñar un edificio que realmente sea alto?... Hace mucho tiempo observé árboles después del paso de un ciclón. Aquellos con profundas raíces pivotantes fueron los que sobrevivieron”.



Entonces imaginó “La Milla”, del que se conserva un largo, largo plano, con la única perspectiva de este famoso y nunca construido edificio.

En total, contando la antena, el edificio alcanzaría los 1,730 metros de alto. Los 828 metros del Burj Khalifa de Dubái llegarían al ombligo del rascacielos de Wright.

La descripción del edifico es impresionante: 528 niveles, 76 elevadores impulsados por energía atómica, estacionamiento para 15,000 automóviles y 100 helicópteros; 1,715,000 metros cuadrados de superficie.



El edificio estaría destinado a albergar todas las dependencias del gobierno de Chicago, y evitar que estuvieran desperdigadas por toda la ciudad de Illinois.

Frank Lloyd Wright era un hábil publirrelacionista y sabía usar muy bien a la prensa. Convocó a una conferencia para anunciar a todos su gran proyecto el 17 de octubre de 1956 e invitó, días antes, a algunos reporteros a Taliesin para mostrarles avances.

“El Empire State será un ratón en comparación", dijo Wright.

El anunció se dio a conocer en el Sherman House Hotel e incluía una cena. Quienes asistieron pagaron una suma fijada por Wright, quien después de esa noche recaudó $ 25,000 dólares, con lo que aseguró las actividades de su escuela en Taliesin.



¿Cómo pensaba sostener un edificio de esas dimensiones con la tecnología de los años 50?

Ya lo había hecho, solo que a una escala más pequeña en la torre de laboratorios de la compañía Johnson (1950), ubicada en Racine, Wisconsin.

En este caso, la estructura se sostiene mediante una columna o mástil de concreto clavada en el subsuelo. El arquitecto llamaba a este sistema “raíz-pivote” que difiere del sistema tradicional de construcción de rascacielos, en los que todos los pisos se agrupan uno encima del otro.

Gracias al mástil, los pisos pueden variar de dimensión y no necesitan de apoyos intermedios. Además de soportar la estructura, el mástil centralizaba las circulaciones y los servicios.

Aunque el proyecto nunca pasó del papel, sí estableció para siempre una meta en apariencia imposible para ingenieros y arquitectos. De vez en cuando se anuncian planes para alcanzar ese número mágico, 1 milla o 1.6 kilómetros fijado hace más de 61 años el arquitecto más famoso del universo.



Texto por Jorge Vázquez Ángeles

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.