Noticias : Biografías : Arquitectos viciosos

Noticias de Arquitectura

Arquitectos viciosos

Aunque conocemos muchas historias respecto de los arquitectos más famosos, rara vez podemos adentrarnos en sus vidas privadas para descubrir sus miedos, frustraciones y vicios. Hagamos un breve recorrido por los vicios de algunos arquitectos. (Vie, 23 Feb 2018)
Arquitectos viciosos Son más discretos que los escritores y los artistas en general; una intensa búsqueda en la red no arroja demasiados rastros sobre los vicios más socorridos por los arquitectos.

Aquí te ofrecemos 4 arquitectos que hicieron de sus vicios parte de sus personalidades.

Frank Lloyd Wright



Vicio: mujeres
Al genio de Wisconsin le gustaba la buena vida aunque siempre viviera por encima de sus posibilidades. Aunque no se sabe que fuera afecto a la bebida, las mujeres representaban su talón de Aquiles. Tuvo varias, entre ellas Martha Borthwick, esposa de uno sus clientes, y Olga Lazovich Hinzenburg, bailarina de ballet.

Ludwig Mies van der Rohe



Vicio: alcohol y cigarro
Si buscas una foto del gran Mies van der Rohe, probablemente encontrarás varias donde sostiene un puro. En su biografía, “Mies Van Der Rohe: A Critical Biography, New and Revised Edition”, se cuenta que el alcohol y el cigarro fueron sus más constantes compañías. Aunque no hay pruebas de que fuera alcohólico, lo cierto es que Mies podía beber durante muchas horas, diariamente, sin que nadie notara su estado. Un buen borracho, sin duda.

Alvar Aalto



Vicio: alcohol
No es una disculpa pero Finlandia, patria de Alvar Aalto, es uno de los países donde más alcohol se consume. Por ello no es raro que el autor del Ayuntamiento de Säynätsalo cayera en las garras del vodka durante buena parte de su vida. Sea por el terrible frío que azota Finlandia buena parte del año, don Alvar no desperdiciaba la oportunidad de beberse una botella.

Louis Kahn



Vicio: adicto al trabajo y a las “casas chicas”
Tal y como se muestra en el documental “My Architect”, Louis Kahn era adicto al trabajo, al grado de que solía llamar de madrugada a sus colaboradores para preguntarles detalles de los edificios en que trabajaban, situación que no pocas veces creó dificultades y renuncias. Por otro lado, aunque Kahn se casó solo una vez, mantuvo relaciones con al menos tres mujeres más, con quienes procreó hijos.

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.