Noticias : Arquitectura : Grandes proyectos que no se construyeron. La Nube de Londres (2012)

Noticias de Arquitectura

Grandes proyectos que no se construyeron. La Nube de Londres (2012)

Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 fueron el pretexto para proponer esta estructura fantástica, que floraría como una nube en los cielos de Londres. (Mar, 13 Mar 2018)
Grandes proyectos que no se construyeron. La Nube de Londres (2012) Aprovechando que Londres se convertiría en sede olímpica en 2012, un grupo de arquitectos e ingenieros proyectaron The Cloud, un nuevo punto de observación para la ciudad.

El despacho italiano Carlo Ratti Associati impulsó The Cloud con la idea de conectar a los visitantes con todo Londres y con el mundo entero, “sumergiéndoles en la nueva corriente del tiempo y los datos digitales”.



Para estos arquitectos “las estructuras olímpicas y expositivas, con su masa muda, su monumentalidad pesada y su gasto conspicuo en objetos inamovibles, son anticuadas. Nuestra propuesta es tan ligera como el aire, un tributo a la era digital de bits y átomos más allá de la antigüedad del acero y el vidrio, una estructura que revela las redes conectadas de una humanidad común alimentando las Olimpiadas, su ciudad anfitriona y el mundo sí mismo”.

Según la información del proyecto, La Nube sería una nueva forma de monumento, a la vez físico y digital.



Esta plataforma se sostendría por medio de torres de malla de 122 metros de altura coronadas por una serie de burbujas de plástico interconectadas en las que se proyectarían imágenes y datos, como información meteorológica, números de espectadores en cada sede olímpica y los resultados de cada competencia.

Los elementos inflables descansarían en la parte superior de las torres, estabilizados por cables metálicos. La tecnología, similar a lo que se usa para los rascacielos japoneses a prueba de terremotos, minimizaría los efectos del viento.


La estructura, además, contendría los sistemas de circulación, descendiendo desde el cielo como las ramas de un árbol tropical.

La Nube se pensó como un proyecto sustentable al contar con un sistema generador de energía de tal forma que los pasos de cada visitante crearían electricidad que luego sería almacenada por un enorme colector a fin de proporcionar energía a las luces LED.



La Nube se ubicaría en pleno centro de la villa olímpica, en Marshgate Lane.

Sin embargo, el proyecto no pudo concretarse debido a la financiación, pues estaba contemplado que mediante donaciones se obtendrían entre 5 y 50 millones de libras. A partir de la suma final, La Nube se adaptaría al presupuesto.



El alcalde de Londres, Boris Johnson parecía muy contento con la idea, pero es probable que el elevado costo tan solo del Estadio olímpico de Londres, unos 537 millones de libras, complicó la participación del gobierno en el proyecto.

Así que esta propuesta que se describía como “tan ligera como el aire en sí misma, un homenaje a una era digital de bits y átomos más allá de la antigüedad del acero y el vidrio, una estructura que revela las redes conectadas de una humanidad común alimentando los Juegos Olímpicos, su ciudad anfitriona, y el mundo mismo”, se quedó en el cajón de los grandes proyectos que no se construyeron.


Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.