Noticias : Bibliografias : Peter Zumthor: el arquitecto de los edificios austeros

Noticias de Arquitectura

Peter Zumthor: el arquitecto de los edificios austeros

Considerado como uno de los arquitectos más importantes de finales del siglo XX, el suizo posee una filosofía de trabajo inspirada en pensadores como Martin Heidegger.
Peter Zumthor: el arquitecto de los edificios austeros Peter Zumthor demuestra que el verdadero arquitecto no es aquel que construye obras sin parar. Con muy pocos trabajos en su haber, este arquitecto suizo ha obtenido los premios más importantes del mundo, incluido el premio Pritzker en 2009.

Estas obras, además, no son grandilocuentes, ni presentan curvas arriesgadas o escalas monumentales. No: en Zumthor todo es calma y austeridad.



(Museo de Arte de Bregenz)

Peter Zumthor nació el 23 de abril de 1943 en la provincia de Basilea, Suiza. Su padre, un carpintero-ebanista, le enseñó el oficio que años más tarde desempeñó durante su juventud.

De esta forma, creció construyendo cosas, incluso sus propios juguetes, que fabricaba junto con sus hermanos cuando el dinero de la familia no era suficiente para estos lujos.


(Bruder Klaus Chapel)

(St. Benedict Chapel)

En los años sesenta, estudió en la Universidad de Artes y Oficios de Basilea y en el Instituto Pratt de Nueva York. En 1967 trabajó como consultor-planeador y arquitecto analista en proyectos de restauración en el Departamento de Preservación de Monumentos de Canto de Granubüden, en Suiza.

En 1979 se independizó para crear su estudio en Haldenstein, Suiza, en donde trabaja desde entonces con un reducido grupo de colaboradores en diversos tipos de proyectos.



(Museo Kolumba)

Cuando impartió clases en Harvard, Zumthor lanzó un reto a sus estudiantes: crear una casa sin forma.

A partir de olores, sonidos y palabras los estudiantes explicaron sus proyectos. Este ejemplo demuestra la filosofía de Zumthor: primero los sentimientos antes que las formas.




(Termas de Vals)

Las Termas de Vals, para muchos su mejor obra, reflejan esta idea central: primero lo espiritual antes que los superficial.

Por ello se considera que sus proyectos expresan el respeto que tiene por la primacía del lugar, el legado de la cultura local y por la historia de la arquitectura.



Zumthor considera que el lenguaje de la arquitectura no es cuestión de un estilo específico, sino que cada edificio es construido para un uso específico en un lugar específico.


El mejor reflejo de su formación es su estudio (1986), ubicado en Haldenstein, Suiza. La estructura, que remite a los graneros o granjas suizas, fue diseñada en madera, según los procedimientos constructivos de la zona.

Una delgada cubierta hecha a base de tiras de madera recubre la estructura, lo que remite inmediatamente a un delicado y fino mueble de ebanistería.

Ha comentado en diversas ocasiones que en cada una de sus obras el material establece las directrices:

-Los proyectos surgen de una idea, y esa idea siempre viene acompañada de un material. No entiendo una manera de proyectar en la que la forma se decida primero y los materiales después.

Su manera de diseñar consiste en -escuchar al material- que va a utilizar y atender sus peticiones.

La apreciación de Zumthor en torno al papel que tiene un edificio en la vida contemporánea fue motivada en gran medida por la obra del filósofo alemán Martin Heidegger.

En el ensayo The Hard Core of Beauty, escrito en 1991, el arquitecto explica la relación entre las ideas de Heidegger y su propio trabajo:

En el ensayo titulado “Construir, habitar, pensar”, Martin Heidegger planteaba que “vivir entre las cosas es el principio básico de la existencia humana”, lo que yo interpreto como que no estamos dentro de un mundo abstracto sino siempre en un mundo lleno de cosas, incluso cuando pensamos [...] El concepto de Habitar entendido en el amplio sentido de vivir y pensar de Heidegger, contiene la referencia exacta de lo que habitar es para mi como arquitecto.

El pensamiento de Zumthor va más allá del simple construir: sus obras son más que simples edificios; en ellos el habitar adquiere una dimensión superior y trascendente.

A diferencia de muchos de sus colegas, incluso de algunos que también han sido galardonados con el premio Pritzker, él propone con su trabajo que la arquitectura se convierta en una verdadera experiencia de lo que significa ser y estar en este mundo.

Sus proyectos expresan el respeto que tiene por la primacía del lugar, el legado de la cultura local y por la historia de la arquitectura, algo inusual en una era en la que prácticamente todo está saturado de imágenes superficiales.

Las termas o baños de Vals (1996), ubicadas justamente en la provincia de Vals, Suiza, es una de sus obras más conocidas.

El concepto que dio pie al diseño de esta obra fue muy sencillo:

-Construir en la piedra, construir con piedra dentro de la montaña, construir de la montaña, estar dentro de la montaña-, así fue tomando forma este edificio que, a un par de años de haber sido inaugurado, fue adquirido por la comunidad del lugar tras la bancarrota del hotel, para convertirlo en uno de los centros turísticos más importantes de Suiza.

Ya desde 1998 las Termas de Vals son consideradas patrimonio nacional y constituye uno de los mayores logros de la arquitectura suiza contemporánea, por tal razón, su arquitectura es protegida por el cantón de Graubünden.

Desde 1979 a la fecha, Zumthor trabaja de la mano con un pequeño equipo de 15 personas en su estudio de Haldenstein Suiza y ha estado a cargo de proyectos en Suiza, Austria, Alemania; Noruega, España, Finlandia, Londres y Nueva York.

El trabajo de Peter Zumthor es una muestra de que todavía el valor de las grandes obras arquitectónicas contemporáneas radica en la sensibilidad y en la calidad, y no en su tamaño ni suntuosidad.


Otros datos de la vida de Peter Zumthor

Ha sido profesor invitado en la escuela de postgrado de la Universidad de Harvard; en la Universidad Tecnológica de Múnich y en la Universidad del Sur de California.

Actualmente es profesor de la Academia de Arquitectura de la Universidad de la Svizzera italiana, donde ha impartido cátedra desde hace 12 años.

Ha trabajado en diferentes lugares del mundo: Suiza, Austria, Alemania; Noruega, España, Finlandia, Londres y Nueva York.

Algunas de sus obras más importantes son: La iglesia del Jesú o Iglesia azul de Múnich, Alemania (1996); el Museo de Arte de Kunsthaus, en Bregenz, Austria (1997); entre otros.

Entre los reconocimientos que ha recibido destacan el Premio de arquitectura de Carlsberg (1998); El Premio Mies Van der Rohe para la arquitectura europea (1999); la medalla de la fundación Thomas Jefferson de la Universidad de Virginia; y el Premio imperial otorgado por la Asociación de Arte de Japón.

A esta lista de reconocimientos hay que sumarle el más importante de todos: el Premio Pritzker, que le fue conferiros en 2009.


Por: Valentina Olmedo [editor arq.com.mx]

Compartir artículo:

Lista de comentarios

3 de 26 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Comment , 2009-05-20
Comentarios por: Miriam
Zumthor
 
Es todo un logro que un minimalista sea premio Pritzker en estos tiempos de neobarroquismo extremo, lo cual es un indicio de que no sólo lo superfluo es valorado.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
0 de 24 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
PETER ZUMTHOR , 2009-05-20
Comentarios por: ESTEBAN
PREMIO PRITZKER 2009
 
UN HOMBRE PARADIGAMTICO
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.

   

Síguenos

Applicaciones

Contáctanos

  • Domicilio: Detroit 9 - 704, Col Nochebuena, México DF

  • Teléfono: (5255) 52-35-86-04

  • Horario: Lunes a Viernes 9:30 hrs a 17:00 hrs (GTM -6)

  • En línea: FAQ