Noticias : Arquitectura : 2012 : Hotel Tierra Atacama, un lujoso espacio inspirado en la arquitectura tradicional chilena

Noticias de Arquitectura

Hotel Tierra Atacama, un lujoso espacio inspirado en la arquitectura tradicional chilena

Cuando hay creatividad y talento, un proyecto arquitectónico, por más dificultades que tenga siempre será bien resuelto, por más reducido que sea el presupuesto, por rigurosos que sean los parámetros medioambientales, aún cuando haya rigurosas restricciones. (Vie, 20 Ene 2012)
Hotel Tierra Atacama, un lujoso espacio inspirado en la arquitectura tradicional chilena Cuando un arquitecto sabe bien cuál es su trabajo y tiene la sensibilidad para satisfacer las necesidades tanto de los clientes como del entorno, sus obras siempre serán acertadas. Este es el caso del Hotel Tierra Atacama, diseñado por Matías González, Rodrigo Searle, Andrea Borráez y Enrique Colin.



Este proyecto, que presentaba múltiples limitantes se concibió a partir de cuatro condiciones ineludibles: La primera tuvo que ver con el encargo, o los requerimientos para un hotel pequeño, turismo de buen nivel en un destino extremo. La segunda, con el cumplimiento de las regulaciones ambientales, condición para instalarse sobre un sitio de alto valor histórico y patrimonio arqueológico.



La tercera, con la precariedad de los medios y el cómo ejecutar estas obras en un lugar remoto. Y la cuarta, sencillamente con el lugar, un terreno abandonado, un oasis, un paisaje soleado y terroso.



El terreno, un predio de cinco hectáreas a cierta distancia del pueblo de San Pedro de Atacama, incluye también un antiguo corral de toros usado hace años en el tráfico de ganado. Ponemos en valor este espacio y lo usamos como patio de acceso al proyecto, un vacío, un silencio a la llegada. Desde ahí emerge una rampa que nos conduce hasta una gran plataforma rectangular de treinta por ciento ochenta metros de largo.



Esta se levanta sobre el paisaje, y sobre un terreno que con riego tendido se inunda periódicamente, orientando su lado mayor para enfrentar al volcán Licancabur, eje rector del proyecto. A un lado de esta llegada, dos tercios de la plataforma la ocupan dos líneas de dormitorios.



El espacio central entre ellos es fragmentado en sucesivos patios que se recorren. Cada dormitorio, a su vez, aporta su propio patio, que regula el estar del pasajero, desde un interior blanco y silencioso, hasta la explosión de luz y colores afuera en el desierto. Al otro lado de la llegada, también sobre la plataforma, se proyectan los recintos comunes. Estares, comedor y servicios, salas de multiuso, más allá un spa, que se descubre entre cilindros de adobe y piletas de agua, todos a la sombra de planas cubiertas que vuelan y se traslapan.



La primera condición, el encargo, se resuelve proyectando más que un hotel de paso, un lugar para estar y quedarse; las habitaciones se compensan entre ellas ofreciendo, todas, excelentes vistas panorámicas, el mayor resguardo y confort posible con los recursos y artesanía a la mano.



Las disposiciones ambientales se cumplen, apoyando todo lo construido sobre la plataforma de relleno que nos salva de intervenir un suelo con alto valor arqueológico, manteniendo intocado lo existente; el entorno por mucho tiempo dejado de lado, recupera nuevamente su vocación agrícola y se rescatan los cultivos de grano, frutales y flores propias del lugar.



La dificultad de construir en lo apartado, nos condiciona hacia un sistema liviano de ejecución, disminuyendo áridos, cemento, moldajes y agua, todos escasos; eso sí, la mano de obra local hace su parte levantando muros de piedra y tapialeras de adobe que, instaladas en todo el perímetro, resguardan la construcción liviana y se funden con el entorno.



Por último el lugar, paisaje extenso y diverso, se recoge por partes, en recorridos que enmarcan vistas y sucesiones de patios, que van desde lo más abierto y desolado, pasando por espacios intermedios con huertos, agua e higueras, hasta lo más privado, sombreado y protegido para cada uno de sus ocupantes.
















Localización: Ayllu de Yaye, San Pedro de Atacama, II región, Chile
Arquitectos: Matías González, Rodrigo Searle, Andrea Borráez, Enrique Colin
Asesores técnicos
Cálculo: Rodríguez y Silva Asoc.
Ito: Ramón Coz
Constructor: Inca Ltda.
Interiorismo: Alexandra Edwards, Carolina Delpiano
Paisajismo: Estudio del paisaje Teresa Moller y Asoc.
Arquitectas paisajistas colaboradoras: Camila Vicari, Josefina Valdés
Fotografía: Tali Santibañez
Superficie terreno: 53.380 mts²
Superficie construida: 3.000 mts²
Año proyecto: 2004 – 2006
Año construcción: 2007 – 2008
Materiales predominantes: Adobe, Piedra Talabre y vidrio.
Costo por mt²: 30 UF por mt²

Compartir artículo:

Lista de comentarios

2 de 21 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
hotel tierra atacama , 2012-01-22
Comentarios por: gerardo
los espacios y la iluminacion
 
me parecio un buen diseño la solucion que tiene en todos sus espacios como se hace uno solo con el ambiente una buena fusion
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.