Noticias : Arquitectura : El edificio más alto de Latinoamérica está en Chile, zona de alta sismicidad

Noticias de Arquitectura

El edificio más alto de Latinoamérica está en Chile, zona de alta sismicidad

Con 300 metros de altura, Torre Costanera desafía el subsuelo chileno, donde e han registrado los temblores más potentes de la historia. (Jue, 11 Abr 2019)
El edificio más alto de Latinoamérica está en Chile, zona de alta sismicidad Esta obra de más de 110,000 metros cuadrados es obra de César Pelli, uno de los más afamados expertos en estructuras altas.

Entre sus obras destacan las Torres Petornas de Kuala Lumpur y el International Finance Center en Hong Kong.



El reto no fue menor para este edificio ubicado en el distrito de Providencia, el centro financiero y cultural de Santiago

Con 300 metros de altura, la Torre Costanera es el edificio más alto de Santiago, y de América Latina.

De 64 niveles, el rascacielos cuenta con un sistema estructural que le otorga un nivel de protección sin precedentes en caso de un terremoto.



Además del uso de tecnologías verdes, la Gran Torre Santiago o Torre Costanera cuenta con un muro cortina de alto rendimiento y sistemas mecánicos de alta eficiencia.

Entre sus características, es el primer edificio en Latinoamérica que cuenta con ascensores de dos pisos controlados por computadora, la forma más eficiente de hacer circular a las personas a través de un edificio alto.



Cuenta con el centro comercial más grande de América Latina, dos hoteles y dos torres de oficinas adicionales.

La Torre cuenta con 6 niveles subterráneos de estacionamientos.

El diseño de la torre es una composición contemporánea de paredes de vidrio facetado.



Disminuyendo a medida que se elevan hacia el cielo, las paredes se separan en las esquinas de la torre, revelando su perfil delgado y reduciendo el volumen del edificio.

Cada pared se dobla ligeramente en su línea central, creando una cresta que se extiende hasta la parte superior de la torre.



Según César Pelli, Torre Costanera es “una versión moderna de la forma del obelisco, repleta de bordes nítidos y líneas largas”.

En la parte superior, las cuatro paredes de la torre se proyectan hacia el cielo y rodean una corona enrejada: cuando se enciende por la noche, se convierte en un faro que ilumina todo Santiago.

La torre está diseñada para oscilar hasta 35 centímetros en su parte más alta, gracias a los trabajos estructurales de la firma chilena Rene Lagos Engineering.

Para tener una idea del trabajo, se produjeron 1,200 planos arquitectónicos y otros 1,000 de ingeniería, así como 2,500 de especialidades.

Debido a las características sísmicas de Chile, el edificio se diseñó con un proporción de 1 a 6, para darle mucho equilibrio en caso de un sismo.

La planta del edificio mide exactamente 50 por 50 metros, en relación con sus 300 metros de alto.

Mientras estaba en construcción, el edificio resistió el temblor del 27 de febrero de 2010, de 8.8 grados, sin que se registraran daños.

Así, la ingeniaría chilena ha creado un edificio que será referente para futuras construcciones, no sólo en este país sino en otros donde existe el riesgo de temblores.

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.