Noticias : Arquitectura : Los arquitectos de los viñedos: Gehry, Foster, Calatrava, Hadid, RCR Arquitectes, y más

Noticias de Arquitectura

Los arquitectos de los viñedos: Gehry, Foster, Calatrava, Hadid, RCR Arquitectes, y más

Dos expresiones culturales, vino y arquitectura, han encontraron un punto de encuentro: bodegas donde se almacena la uva ya fermentada diseñadas por arquitectos de renombre. (Mie, 14 Nov 2018)
Los arquitectos de los viñedos: Gehry, Foster, Calatrava, Hadid, RCR Arquitectes, y más La palabra bodega remite a muchas imágenes, pero no suele asociarse con arquitectura al tratarse de una instalación que debe ser funcional antes que agradar a la vista.

Sin embargo, desde hace algunos años, los propietarios de viñedos españoles se dieron cuenta de que el flujo de turistas que cada año recorren las diferentes rutas del vino podría aumentar si se apostaba por crear nuevos conceptos de almacenamiento de la mano de grandes arquitectos.

Y no se trata solo de grandes arquitectos sino de verdaderos rockstar, ganadores del Premio Pritzker: Frank Gehry, Norman Foster y Richard Rogers.


Marqués del Riscal


(Bodegas Marqués de Riscal por Frank Gehry)

Con el sello reconocible de la arquitectura de titanio de Frank Gehry, la bodega de Marqués del Riscal se convirtió en un centro de visita obligada para los amantes del vino: además de unir la vieja bodega de 1858 con una nueva, el lugar cuenta con un hotel, spa, centro de convenciones y un restaurante. Las envolventes de titanio en tonos rojo, plateado y dorado hacen referencia al color del vino, a la lámina que protege al corcho y a la malla que envuelve las botellas de Marqués del Riscal.

Bodegas Portia


(Bodegas Portia por Norman Foster)

Pocas personas pueden presumir que Norman Foster les haya construido un edificio, pero solo los dueños de vinos Porta pueden hacerlo porque son dueños de la única bodega diseñada por el británico. Inspirada en la forma de una flor con tres pétalos, Foster construyó en 2010 este proyecto en el corazón de Ribera del Duero.
Concreto, acero y vidrio dan forma a este conjunto de 11,300 metros cuadrados para producir un millón de botellas de vino al año. En los tres “pétalos” del proyecto se llevan a cabo los procesos para la creación del vino: fermentación, envejecimiento y conservación.

El proyecto aprovecha los accidentes del terreno para mantener algunas áreas por debajo de la tierra para mantener la temperatura ideal para el añejamiento.



(Bodegas Protos por Richard Rogers)

22,000 metros cuadrados es el tamaño de las bodegas proyectadas por Richard Rogers en la localidad de Peñafiel, en Valladolid, España.
Se trata de una reinterpretación moderna de la forma tradicional de la bodega, al emplear cinco arcos parabólicos de madera laminada de diferentes longitudes.

on una capacidad de producción de más de tres millones de botellas de vino al año, Bodegas Protos cuanta también con una planta embotelladora, áreas administrativas, para degustación, y auditorio.
botelladora, áreas administrativas, para degustación, y auditorio.



(Bodegas Ysios por Santiago Calatrava)

El Grupo Bodegas y Bebidas quería un edificio que fuera un ícono para su prestigioso vino nuevo La Rioja Alavesa y al mismo tiempo acomodar el programa preciso y riguroso de los espacios necesarios para elaborar, almacenar y vender vino.

El sitio es desigual, con pronunciados cambios de grado de hasta 10 metros desde el nivel más alto en el norte, hasta el más bajo en el sur y aproximadamente la mitad del sitio está ocupado por viñedos.

Calatrava adoptó la estrategia de dar un tratamiento volumétrico al techo y las paredes, los límites físicos del paisaje exterior y la bodega interior, de modo que la continuidad entre los dos espacios se logre a través del "movimiento estático" de los cerramientos.
Dos muros de carga de concreto de 196 metros de largo, ubicados a 26 metros de distancia, trazan una forma sinusoidal tanto en planta como en elevación.

La fachada sur está revestida con listones de cedro colocados horizontalmente que, reflejados en las piscinas, se asemejan a una hilera de barriles de vino.

Las piscinas están embaldosadas con cerámica blanca quebrada. Los paneles de aluminio del techo crean un contraste material con la madera cálida de la fachada.

El efecto de la luz solar acentúa el volumen del techo creando un efecto cinético en contraste con el fondo tranquilo del viñedo. El techo, compuesto por una serie de vigas de madera laminadas, apoyadas en la cornisa sinusoidal escalonada de las paredes laterales, se trata como una continuación de las fachadas.


(La frasca por Zaha Hadid)

Además de restaurar la tienda original de R. López de Heredia, sus propietarios decidieron hacer un stand al aire libre, con una estructura exterior que lo cubriera y protegiera.

Zaha Hadid fue la elegida.

El nuevo pabellón se expondría en la Feria Alimentaria de Barcelona y luego se trasladaría a las bodegas de Haro en Rioja.

El pabellón albergaría el pasado del antiguo pabellón. Hecho de madera y diseñado en un estilo de fin de escena, el antiguo pabellón se convirtió en una joya dentro de un nuevo contenedor.

Al igual que una serie de muñecas rusas, el nuevo pabellón se alojaría dentro de la nueva extensión en las bodegas. El nuevo pabellón sería solo una capa en una composición más grande.

Continuando con esta analogía casi de cebolla, varios estudios llevaron a un contenedor desarrollado en cortes seccionales.

La sección se distorsiona desde un rectángulo alrededor del pabellón antiguo hasta una forma de memoria distorsionada que se parece a un decantador.


Bodegas Bell-lloc por RCR Arquitectes

La bodega Bell-Lloc toma un programa para una instalación de producción y cata de vinos y lo reorganiza como una secuencia ceremonial que explora la interacción entre el cielo, la tierra y el mundo subterráneo.

La bodega en Bell-Lloc, a unos pocos kilómetros tierra adentro del norte de la Costa Brava, cerca de Palamos, es casi invisible.

Integrado en el paisaje, el proyecto es sensible a los contornos y pendientes circundantes, e intensifica la experiencia del lugar mediante una abstracción sutil y la orquestación de vistas enmarcadas.
El edificio no es un "objeto" en absoluto, sino un paseo a través de espacios y vacíos de intensidad variable.

La estructura se asemeja a un valle artificial definido por listones inclinados de acero Cor-ten que retienen la tierra y los escombros, con la luz y el aire que penetran los huecos e intervalos entre ellos.



(Chateau Cheval Blanc Winer por Christian de Portzamparc)

Para perfeccionar el proceso de producción de vino en Château Cheval Blanc, los propietarios Bernard Arnault y Baron Albert Frère pidieron a Christian de Portzamparc que construyera una nueva bodega o "taller" con grandes tanques de hormigón curvados diseñados por el arquitecto a petición del director Pierre Lurton.

En el exterior, las líneas de los muros de concreto transforman la bodega en un promontorio-belvedere que se extiende desde el castillo, al que se puede subir para admirar el hermoso paisaje del viñedo que ha sido formado por la mano humana a lo largo de los siglos.

Ninguna línea es superflua y cada elemento ayuda a perfeccionar el proceso y las prácticas de vinificación, como lo permite el entorno: la geometría de las superficies curvas y su concreto prefabricado, la atmósfera única creada por la luz natural que fluye hacia el suelo. cepillando los muros de carga y fluyendo sobre las grandes esculturas de concreto en la sala de fermentación.

La curva de los tanques, 52 unidades de diferentes dimensiones dependiendo del tamaño de las parcelas del viñedo, optimiza la oxigenación, como un vaso de degustación. Cada paso del proceso de elaboración del vino está representado, según lo solicite el enólogo.
La bodega de almacenamiento de barriles está debajo, como una cripta, con una atmósfera completamente diferente, forrada con una pared de ladrillo calado para facilitar la ventilación natural.

En el interior y al aire libre, la bodega es un lugar de transformación e interacción con la naturaleza. Aquí es donde se hace un vino excepcional y la modernidad, en forma de arquitectura, va de la mano de la excelencia de la experiencia de generaciones anteriores.

Libro: Santiago Calatrava. Conversaciones con estudiantes.

Santiago Calatrava, es sin duda uno de los personajes más influyentes de la arquitectura contemporánea. A este controversial arquitecto español lo han catalogado como el Gran constructor de monumentos de la época contemporánea y como el renacentista del mundo actual, ya que en su obra persigue de manera incansable la unión entre arte y ciencia.

Este libro, muestra cuáles son los principios básicos que orientan su trabajo y el mismo Santiago Calatrava explica su proceso de trabajo; ya que el libro documenta una serie de conferencias que dictó en el Massachussets Institute of Technology, en las que habla de manera puntual sobre temas que considera fundamentales para la arquitectura: “Materiales y procesos constructivos”, “Fuerza y forma de la arquitectura” y “Movimiento y forma en la arquitectura”.

Sin duda, esta obra resultará de gran interés para los amantes de la arquitectura y admiradores del afamado arquitecto español, ya que expone sus secretos, la naturaleza de sus obras y de todo aquello que ha aprendido a lo largo de su vida y que ha tenido influencia sobre su trabajo.

Haz clic aquí para que te enviemos un ejemplar a tu domicilio sin costo de envío.

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.