Noticias : Arquitectura : La flexibilidad del concreto

Noticias de Arquitectura

La flexibilidad del concreto

Esta obra es el resultado de un proceso que se inicia con la construcción en el año 2004 de una casa de veraneo en el bosque de Mar Azul con el propósito de aprovechar esa oportunidad de intervenir en un sitio de importante valor paisajístico para proponer alternativas de diseño que consideraran el cuidado de ese entorno natural como premisa insoslayable. (Mar, 14 Mar 2017)
La flexibilidad del concreto La respuesta fue la proposición de una arquitectura de mínimos recursos tanto materiales como formales, no sólo como elección estética sino como principio ético de valorización de un uso más racional de los variados recursos disponibles. Esa arquitectura despojada debía incorporarse al paisaje con voluntad de pertenencia, buscando integrarse a esa realidad preexistente.



Es así como se decidió que una envolvente de dos únicos materiales - hormigón y vidrio – fuera la propuesta para resolver la integración con el paisaje y dar respuesta a los temas formales, estructurales, funcionales, de terminaciones y de mantenimiento.



Una propuesta estético constructiva como prototipo

Esta arquitectura tan preocupada en integrarse al ambiente que la origina, como alejada de los estereotipos de las arquitecturas del lugar, ha encontrado muy buena aceptación. Son varios los encargos de casas con un pedido expreso de repetir la misma solución estético constructiva y que valoran la proposición de un uso más relajado de la vivienda.



Esto es, sin duda, muy gratificante pero a su vez plantea el interrogante de cómo resolver el tema de la repetición de esa propuesta de materialidad requerida. La conclusión es que si la solución resuelve con solvencia tanto la integración con su entorno cómo los requerimientos estéticos, de uso y de mantenimiento de los comitentes, parece lógico y éticamente correcto seguir repitiendo esta propuesta de materialidad como un prototipo y con cada nuevo encargo tratar de concentrarse en resolver los usos específicos requeridos por ese comitente particular y las singularidades topográficas y de forestación del recorte del territorio en cuestión. De esta manera el propósito de cada nuevo proyecto sería instalar cada vez con más fuerza – ayudados por la trascendencia- el concepto de que lo que se construye en ese bosque no rompa con la unidad paisajista de ese ambiente, insistiendo en encontrar la manera de transformar cada casa en “nido o madriguera”



Con estos conceptos fue pensada y construida la CASA PEDROSO.

MEMORIA
Por María Victoria Besonías

El lugar
Un terreno en esquina de pequeñas dimensiones ubicado en el bosque de Mar Azul cuyas particularidades son: sus dimensiones reducidas, la concentración de la forestación (pinos marítimos de gran porte) en el extremo próximo a la esquina y una diferencia brusca de nivel entre ese sector (el más elevado del lote) y el extremo opuesto, de 2.50 metros. Otro dato importante es que sólo el lado más largo del lote tiene acceso a nivel de la calle y que se enfrenta a un sector sin arboleda y con abundantes pastizales de manera que sobre ese frente el lote se encuentra muy expuesto a las vistas.



El encargo

El pedido de los comitentes (un matrimonio con un hijo mayor) fue una casa de dos dormitorios que no superara los 100m2, pensada para ser usada fundamentalmente en verano y ocasionalmente durante todo el año. Debía contar con dos dormitorios, dos baños de medidas mínimas y un lugar de uso común (con la cocina integrada) lo más generoso posible. Fue especialmente destacada la necesidad de disponer de importantes expansiones al aire libre. También se requería un depósito para el guardado de diferentes elementos de playa.



La propuesta

Sin duda es la particularidad del lote lo que le otorga singularidad a esta casa.
Su relieve y la cantidad, calidad y posición de la arboleda fueron cuestiones determinantes de dos decisiones fundamentales de proyecto: por un lado la de ubicar la vivienda tratando de preservar la totalidad de la arboleda existente y por ello paralela al lado más largo, accesible desde una de las calles y por el otro la de elevar la zona social y de acceso de la vivienda respecto de esa calle para conseguir privacidad y para relacionarse mejor con la parte más elevada del lote. Como consecuencia de estas decisiones pareció adecuado resolver los dormitorios en dos plantas, cada una a medio nivel respecto de la zona social y ubicadas de forma perpendicular a la misma. La casa queda así definida por medio de dos volúmenes incrustados entre si y formando una ele que encierra expansiones a diferentes niveles. De esta manera todos los ambientes en contacto con el terreno se prolongan al exterior mediante decks a diferentes alturas relacionados entre sí con una escalera exterior de hormigón.



La organización funcional

Se accede a la planta principal de la casa salvando un desnivel a través de una escalera de hormigón. Una vez atravesada la puerta de entrada y desde un pequeño hall se observan los dos tramos de escaleras que llevan, medio nivel hacia arriba, a uno de los dormitorios y un baño de uso común y medio nivel hacia abajo y semienterrado en el médano, al dormitorio principal con un sector para ser usado como escritorio y un baño también de uso común. Desde este dormitorio se puede salir a un patio y ascender por una escalera a la expansión de la planta principal y desde allí al sector más elevado y arbolado del lote. La zona social de la casa está francamente abierta a dicha expansión y con vistas a través del sector de la cocina a la arboleda, a la vez que permanece protegido de las vistas desde la calle mediante una abertura baja a lo largo de todo el frente.



La construcción

La casa está construida con tres materiales básicos: hormigón a la vista, vidrio y tablas de madera de pino para los deck.

Las losas de los diferentes volúmenes apoyan mediante tabiques y vigas de hormigón visto y están terminadas con una pendiente mínima para que se produzca rápidamente el escurrimiento del agua de lluvia. Se utilizó un hormigón H21 con el agregado de un fluidificante para que esta mezcla con escasa cantidad de agua al fraguar, resulte de mucha compacidad y no requiera de impermeabilización. Los escasos tabiques interiores de ladrillos huecos están revocados y pintados, el piso es de paños de alisado de cemento divididos por planchuelas de aluminio. Las aberturas son de aluminio anodizado color bronce oscuro. El sistema de calefacción, dado que no existe gas natural en la zona, se resolvió con un sistema que combina un hogar, estufas a gas envasado y estufas eléctricas. Toda la madera fue protegida con varias manos de aceite quemado.



Mobiliario
Salvo la cama matrimonial y los sillones y sillas el resto del equipamiento de esta vivienda está resuelto en hormigón. Incluso las camas del dormitorio secundario son losas perforadas resueltas en voladizo.













Proyecto: Casa Pedroso
Ubicación: Mar Azul, Provincia de Buenos Aires, Argentina
María Victoria Besonias - Luciano Kruk
Colaboradores: Diorella Fortunati
Superficie del terreno: 333 m2
Superficie construida: 95 m2
Año de construcción: 2012
Fotos: Gustavo Sosa Pinilla Besonias Almeida Arquitectos

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.