Noticias : Libros Recomendados : En peligro, la arquitectura brutalista de los años 50, 60 y 70

Noticias de Arquitectura

En peligro, la arquitectura brutalista de los años 50, 60 y 70

Criticada en su momento, la arquitectura brutalista empieza a ser revalorada aunque muchos de sus edificios están en peligro de desaparecer. (Jue, 16 May 2019)
En peligro, la arquitectura brutalista de los años 50, 60 y 70 La arquitectura brutalista es un estilo que floreció desde la década de 1950 hasta mediados de la década de 1970, engendrada por el Movimiento Moderno.

Los arquitectos británicos Alison y Peter Smithson acuñaron el término "brutalismo" en 1953, del francés “béton brut” o "concreto crudo", una frase usada por Le Corbusier para describir el concreto vertido con tablas que construyó muchos de sus proyectos después de la Segunda Guerra Mundial.


(High Court of Australia)

(Boston City Hall)

(Habitat 67 en Canadá )

(Western City Gate, en Serbia)

El término adquirió amplia vigencia cuando el crítico Reyner Banham lo utilizó en el título de su libro 1966, “The New Brutalism: Ethic or Aesthetic??” (1966), para caracterizar un conjunto de enfoques arquitectónicos, especialmente en Europa.

Los edificios brutalistas suelen estar formados con llamativas geometrías angulares repetitivas y, cuando se usa concreto, a menudo muestran la textura de las formas de la cimbra utilizadas para su construcción.

Aunque el concreto es el material más ampliamente asociado con la arquitectura brutalista, no todos los edificios brutalistas están hechos de concreto.

En cambio, un edificio puede lograr su calidad brutalista a través de una apariencia áspera y compacta, y la expresión de sus materiales estructurales.

A lo largo del mundo la arquitectura brutalista floreció. Sin embargo, muchos de estos edificios están siendo derribados.

Por ello se creó la iniciativa #SOSBrutalism, una base de datos en crecimiento que actualmente contiene más de 1,000 edificios brutalistas.

Esta plataforma también busca salvar a estos monstruos de concreto.

En su página se muestran los edificios brutalitas que corren más peligro.

Aunque en su momento fueron juzgados duramente por la crítica, recientemente los edificios brutalistas empezaron a ser apreciados, pero corren el riesgo de ser demolidos o modificados, alterando para siempre su apariencia.

Parte de este esfuerzo de preservación es la publicación del libro “SOS Brutalism”, en el que se presenta un registro global de arquitectura brutalista de los años 50, 60 y 70, con alrededor de 120 edificios clave, muchos de ellos poco conocidos y en peligro de destrucción.

Por ejemplo, la unidad habitacional Robin Hood Gardens (1972), diseñada por Alison y Peter Smithson, fue demolida el otoño pasado en Londres; el Pragati Maidan (1972), de Raj Rewal y Mahendra Raj con un enrejado de hormigón moldeado de formas triangulares, fue derribado en abril pasado en Nueva Delhi.


( Departamentos Queen Elizabeth Square demolidos en 1993)

A pesar del nuevo aumento en popularidad del brutalismo, la supervivencia de la arquitectura de concreto sigue en peligro.

El libro está disponible en inglés y alemán, y consta de más de 700 páginas de material ilustrado.

"En fuerte oposición al modernismo del Estilo Internacional, el brutalismo se transformó localmente como un movimiento ascendente, en estrecha relación con la cultura local y la artesanía", dijo Oliver Elser, uno de los editores de SOS Brutalism.

Simón Thurley, ex jefe del Patrimonio Inglés, comentó lo siguiente:

"El peligro es que todo se acabe [la arquitectura brutalista] de deshacer y la próxima generación no tendrá absolutamente ninguna idea sobre ese extraordinario período de increíble optimismo y determinación para usar la arquitectura para transformar la sociedad".

Por otra lado, la arquitectura brutalista se asocia con hechos del pasado que muchos quisieran olvidar.

Gracias al uso del concreto, la arquitectura brutalista a menudo era mucho más barata que otras alternativas por lo que se usaba en exceso para construir edificios públicos y de gobierno, sobre todo el regímenes totalitarios que encontraron en la estética brutalista un factor de propaganda.

¿Vale la pena salvar la arquitectura brutalista? Muchos creen que sí, que es hora de mirar con otros ojos esa huellas del pasado.

Imagen principal Trellick Tower, London, 1966–1972, designed by Ernő Goldfinger, sosbrutalism

Compartir artículo:

Lista de comentarios

0 de 3 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
opinion , 2018-04-09
Comentarios por: Daniela Merma M.
 
Es una buena información que lamentablemente los tiempos van cambiando pero gracias a estos edificios fue que generó a otra construcciones arquitectónicas de concretos encontrados en las grandes potencias como USA formando así los rascacielos de concreto como su perspectiva arquitectónica ¿Qué forma de propuestas puede mejorar esta situación de no desaparecer esta arquitectura? ¿En la actualidad existe una forma de preservación?
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.