Noticias : Arquitectura : Cosas que no sabías de La Pedrera, de Antoni Gaudí

Noticias de Arquitectura

Cosas que no sabías de La Pedrera, de Antoni Gaudí

Su nombre oficial es Casa Milá, pero popularmente se le conoce como La Pedrera (La Cantera).
Cosas que no sabías de La Pedrera, de Antoni Gaudí Fue el último proyecto residencial y secular de Gaudí, completado antes de que el arquitecto se volcara, a un nivel enfermizo, en la catedral de Sagrada Familia.

La construcción comenzó en 1906 y terminó cuatro años después, en 1910, pero el edificio no fue declarado habitable hasta 1912, cuando Gaudí otorgó su sello de aprobación final.




Es un edificio de apartamentos de ocho pisos, con el piso principal de los Mila y otros 15 apartamentos. Hoy es la sede de la organización cultural Fundació Catalunya-La Pedrera, con algunos espacios de museo y cuatro apartamentos.

La Casa Milà debe su nombre a la persona que encargó originalmente su construcción, Pere Milà, aunque fue su rica esposa quien pagó el proyecto.





Según la historia, Pere Milà quedó un poco sorprendido después de visitar la Casa de Josep Batllo, socio comercial de su padre.

Por ello, Milà decidió encargar a Antoni Gaudí que construyera la casa de su familia, dentro de un edificio de apartamentos que pondría en renta.




En otoño de 1905, Milà solicitó permiso para demoler una estructura de tres pisos que se encontraba en el terreno. Hacia febrero de 1906, los planos arquitectónicos se presentaron al Ayuntamiento de Barcelona para obtener permisos de construcción.

Antoni Gaudí, el arquitecto catalán más famoso de la época, ya había diseñado la Casa Batlló y el Parque Güell.





Sin embargo, conforme el proyecto avanzaba, buena parte de la sociedad catalana mostró su descontento por ese edificio de piedra maciza.

El edificio fue ridiculizado públicamente por los críticos locales y los periódicos debido a su diseño inusual: una fachada ondulada, asimétrica, con piedra áspera, balcones de hierro forjado, etc.





Era una estructura que, al principio, parecía no estar en armonía con el resto del bulevar y el barrio del Eixample.

Como centro de la clase alta y la burguesía, los edificios eran más tradicionales en un tejido urbano más homogéneo y consistente. Cuando se completó, La Pedrera representó un rompimiento estético en la ciudad. Su ondulado aspecto escultórico lo convirtió en uno de los edificios más llamativos y controvertidos de Barcelona.





Los grandes bloques de piedra caliza con que está construida La Pedrera provienen del macizo del Garraf, al sur de Barcelona, cerca de la localidad costera de Sitges.

Los avances del proyecto no fueron sencillos. A lo largo del diseño y la construcción de La Pedrera, hubo numerosas diferencias, a menudo importantes, entre Gaudí y sus clientes.





El arquitecto sobrepasaba los presupuestos y desobedecía las normas de construcción de la ciudad de Barcelona. Este hecho estuvo a punto de causar que, una vez terminada la obra, se derribaran el desván y la azotea, que sobrepasaban en 4,000 metros cúbicos el volumen construido permitido por la ley.

Su legalización fue posible gracias a una contraprestación económica estimada en 100,000 pesetas, además de la resolución de la Comisión del Ensanche del Ayuntamiento de Barcelona, el 28 de diciembre de 1909, que acreditó que el edificio tenía carácter monumental y no debía ajustarse estrictamente a las ordenanzas municipales.





Las peleas entre Gaudí y Milà fueron constantes y terminaron en los tribunales, aunque Gaudí salió victorioso en 1915. La señora Milà odiaba la estética de Gaudí, pero respetaba las decisiones de su marido.

La imponente estructura curva se desarrolla en una serie de ondas de piedra colocadas una sobre otra con grandes piezas de "algas marinas" metálicas que flotan a intervalos y que sirven como barandales de los balcones.





El biomorfismo de Gaudí fue parte de un estilo de diseño que recorrió Europa, incluyendo Gran Bretaña, España (Modernismo) y Francia (Art Nouveau) a comienzos del siglo XX.

En la terraza de la azotea, las chimeneas son personajes gigantes en una narrativa mitológica y simbólica de la imaginación referencial de Gaudí.





Las formas curvas del arquitecto no solo eran ornamentales y decorativas, sino que también eran funcionales para un gran edificio de apartamentos.

Gaudí distribuyó las habitaciones ubicando los dormitorios y las salas de estar hacia la calle y las áreas de servicio más cercanas a los patios interiores.



Gaudí ideó una estructura original de columnas y vigas que permitía la libre distribución del espacio. Este método no tenía muros de carga.

No en vano, la audacia única de Casa Milà en sus formas orgánicas provocó una variedad de reacciones.

Gaudí concibió la estructura como un organismo vivo en constante movimiento con una estructura flexible y adaptable.

Anticipándose a los cambios tecnológicos, La Pedrera incluía un garaje en el sótano.

Gracias a la innovadora estructura columna y viga, los apartamentos eran todos espacios abiertos que permitían las configuraciones individuales de división de habitaciones de cada inquilino.

Esta planta abierta es anterior a la de la Villa Savoye de Le Corbusier.

Las barandillas del edificio son formas escultóricas arquitectónicas. Fueron hechas de chatarra reciclada, una combinación de hojas, barras de tornillos y otros elementos encontrados. Por ello se consideran como las primeras esculturas abstractas del mundo.

Por increíble que parezca, La Pedrera alguna vez albergó una sala de bingo; también sirvió como oficinas de un fabricante de cemento y una academia.

También fungió como cuartel general del partido socialista durante la Guerra Civil Española. Al estallar el conflicto en 1936, la familia Milà estaba de vacaciones en el extranjero y su hogar fue invadido y colectivizado por la rama local del Partido Socialista Unificado de Cataluña.

Al volver, los Milà encontraron ocupado el edificio y huyeron de la guerra.

Parte de la obra original de hierro forjado de la Casa Milà se exhibe en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. La pieza fue retirada en la década de 1920 y descartada por considerarse de poco valor.

El edificio se incluyó en el Catálogo del patrimonio artístico de la ciudad de Barcelona en 1962, con la declaración como Monumento histórico-artístico de interés nacional por parte del Gobierno español en 1969, y la UNESCO lo inscribió como Bien cultural del patrimonio mundial en 1984, por su valor universal excepcional.



















Compartir artículo:

Lista de comentarios

8 de 21 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
Humanos al fin , 2007-05-18
Comentarios por: Leonardo Rodas
Tema del reportaje
 
Creo que todos los arquitectos tienen mucho de soñador y se encariñan mucho con sus proyectos y sueñan con ellos, pero hace más daño estar peleando por aspectos que al final no pueden remediarse que continuar una carrera que por demás es indiscutiblemente exitosa.
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    
2 de 2 de los participantes encontró que el siguiente comentario es útil:
la Pedrera , 2018-10-10
Comentarios por: Ada Ivette Linares
Muy buen artículo
 
Me gustó mucho su artículo. Gaudí es fascinante. Ejemplo de constancia y entrega a su ideal y punto de vista de la arquitectura
Responda al comentario aquí - ¿Este comentario es útil para usted?    



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.

   

Síguenos

Applicaciones

Contáctanos

  • Domicilio: Detroit 9 - 704, Col Nochebuena, México DF

  • Teléfono: (5255) 52-35-86-04

  • Horario: Lunes a Viernes 9:30 hrs a 17:00 hrs (GTM -6)

  • En línea: FAQ