Noticias : Arquitectura : Lo que se perdió en el incendio de la catedral gótica más famosa del mundo

Noticias de Arquitectura

Lo que se perdió en el incendio de la catedral gótica más famosa del mundo

Se trata de la catedral de Notre-Dame, el sitio más visitado de Europa; ayer, a las 7 de la tarde hora de Francia el incendio se desató sin que se tengan claras las causas.
Lo que se perdió en el incendio de la catedral gótica más famosa del mundo El monumento francés que recibe 13 millones de visitantes al año, lo que lo convierte en el más visitado de Europa, sufrió un devastador incendio que provocó el derrumbe de la aguja y parte del techo.

Desde hace varios meses la catedral se encontraba en obras de restauración, por lo que se presume que esa podría ser la causa de la conflagración.




Construida entre 1163 y 1345, y renovada en los siglos XVII y XIX, la Catedral Notre-Dame fue escenario de algunos de los eventos más importantes en la historia de Francia.

Notre-Dame de Paris mide 127 metros de largo por 48 metros de ancho, y la nave principal tiene 43 metros de altura.




El monumento donde se coronaban los reyes de Francia, incluyendo Napoleón Bonaparte, se ubica en la Île-de-la-Cité, una ciudad galorromana conocida como Lutetia.


Incendio de Catedral de León

En 1710, durante unas excavaciones, se descubrió un antiguo altar dedicado a Júpiter. Ya en los años 60 y 70 del siglo pasado, otros descubrimientos arqueológicos pueden apreciarse en la cripta arqueológica de la catedral.

Una de las partes más antiguas de la catedral es precisamente el techo, conocido popularmente como “el bosque” porque fue construida la madera de centenares de árboles talados en el siglo XII.







Cada viga de este “bosque” fue hecha con un solo árbol. En total se talaron 1,300 árboles.

Otro de los aspectos más relevantes de esta construcción gótica son sus contrafuertes exteriores, que como huesos son los apoyos más importantes de la estructura. Debido a la altura de la nave, se necesitaban paredes más delgadas, capaces de soportar todo el peso.

Los contrafuertes son la característica más llamativa dl arte gótico, y existe cierta controversia sobre si Notre-Dame fue la primera iglesia en tenerlos.

La Revolución Francesa causó graves daños a Notre-Dame, pues en el interior existían 28 estatuas de reyes bíblicos que fueron decapitadas por la multitud, a raíz de la muerte del rey Luis XVI por la acción de la guillotina.

Afortunadamente estas estatuas fueron guardadas y descubiertas en 1977, en el sótano del Banco Francés de Comercio Exterior. Actualmente se resguardan en el Museo de Cluny.

Tras años de abandono y actos de vandalismo, Notre-Dam era un templo abandonado y ruinoso. Gracias a la coronación de Napoleón el sitio recobró su importancia pero sería gracias a la literatura que los franceses reconsiderarían su papel histórico.

Víctor Hugo publicó su novela Notre-Dame de París en 1831, donde aparece el famoso Cuasimodo. Los cientos de lectores se interesaron por la iglesia y muy pronto fue sometida a una polémica intervención de la mano del no menos polémico arquitecto Eugène Viollet-le-Duc y Jean-Baptiste-Antoine Lassus y Eugène Viollet-le-Duc.




Entre los agregados que no son originales, destacan las gárgolas: no pertenecen al proyecto gótico original pues fueron agregadas por Eugène-Emmanuel Viollet-le-Duc entre 1843 y 1864 durante su restauración radical.

En realidad, las gárgolas son invención de Víctor Hugo y mencionadas en su novela. La mayoría de ellas han sido retiradas por seguridad, y sustituidas por tuberías de PVC.



En la aguja destruida por el incendio se encontraban imágenes de los 12 apóstoles, junto con el rostro del propio Eugène-Emmanuel Viollet-le-Duc, disfrazado de Santo Tomás.




Un gallo de metal, uno de los símbolos por excelencia de Francia, coronaba la aguja del templo. En su interior se encontraban, según las crónicas de 1935, tres pequeñas reliquias: una supuesta pieza de la corona de espinas y fragmentos de Saint Denis y Saint Genevieve, los santos patronos de París.

La idea era que esta aguja funcionara como un pararrayos para proteger a los feligreses.

Desde un punto de vista urbano, Notre-Dame es un punto de referencia francés.

A las afueras hay un medallón colocado en 1924 con la leyenda Point zéro des route de France. Este botón sirve para medir todas las distancias oficiales entre París y las demás ciudades de este país.

Por ello, todos los caminos franceses conducen a su centro, precisamente la Catedral de Notre-Dame.

Las campanas de Notre Dame también son famosas, y a lo largo de la historia han sido bautizadas con nombres como Marie, Emmanuel, Gabriel, Anne-Geneviève, Denis, Marcel, Etienne, Benoît-Joseph, Maurice y Jean-Marie.

Sin embargo, actualmente no existen las campanas originales, pues algunas de ellas fueron fundidas en la revolución para hacer balas de cañón.

Las actuales datan del siglo XIX, y en 2013, para celebrar el 850 aniversario de la iglesia, las campanas se reemplazaron en una ceremonia especial.

Uno de los principales problemas de usar agua para sofocar un incendio en un edificio como Notre Dame es que se corre el riesgo de derrumbe.

Incendio de Catedral de León

Javier Rivera Blanco, español experto en restauración, cuenta que durante el incendio de la Catedral de León, se dejó que se consumiera el techo pues la cantera absorbe agua, aumenta el peso y esto puede ocasionar un derrumbe.

En su opinión, el techo de pizarra, obra de Eugène Viollet-le-Duc, puede reconstruirse, no así la viguería del techo.




Respecto de los vitrales de Notre-Dame, se corre el riesgo de que el plomo que los une se derrita y luego los cristales estallen debido al calor.

Con información de El País y The Guardian.

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.