Noticias : Arquitectura : Jean Nouvel, virtuoso y virtual

Noticias de Arquitectura

Jean Nouvel, virtuoso y virtual

¿Qué hace que Jean Novuel sea un blanco de críticas incesantes desde hace más de 20 años? Descubrámoslo de la mano de François Chaslin.
Jean Nouvel, virtuoso y virtual En la edición impresa del País del viernes 13 de septiembre de 2002, apareció una magnífica pieza de análisis de la obra y personalidad del famoso arquitecto Jean Nouvel (1), con motivo de una exposición de su obra por esas fechas. Destaca la nota por explicar muy bien la personalidad del arquitecto mientras describe algunas de las obras arquitectónicas.

Inicia con una muy buena descripción de la polémica que se suscita. Siempre sucede cuando Jean Nouvel hace algo y aparece en las noticias. “El invierno pasado, cuando la exposición se inauguró en el Centro Pompidou de París, hubo división de opiniones, incluso calificaciones injustas. Se habló de 'estética de club nocturno' y de 'terrorismo de la seducción'; se consideró que aquello no era más que autobombo sin matices, un deseo de eliminar toda percepción crítica. Es como si, a la gran pasión de Nouvel, se le pretendiera encontrar un condición beauxartiana”.

Beauxartiana o no la arquitectura de Jean Nouvel, el autor del artículo lo defiende inicialmente como víctima de medios exclusivamente franceses aduciendo que siempre han sido así esos medios. “persuadido no sin razón de que la crítica francesa le es esencialmente hostil [...] Las relaciones entre Nouvel y una parte endogámica de esos medios cuentan poco, pero las discusiones han puesto de manifiesto la situación singular de un creador inmensamente popular que podría ser un día incapaz de mantener el más alto nivel de una obra basada en el enfoque crítico, por naturaleza solitario, que lo moviliza a él y únicamente a él”. Pero, ¿no es esa realmente la intención del arquitecto desde sus primeros pasos en el camino a la fama? ¿Generar polémica con comentarios inesperados para atraer la atención? Jean Nouvel ha presumido muchas veces que se ha querido diferenciar de los demás al separarse de la “norma del medio”, rechazando fehacientemente las directrices establecidas por Le Corbusier, las cuales han influido a tantos arquitectos del mundo entero. Todo el mundo puede entender que al salirse de la normalidad, no se puede esperar otra cosa que la crítica fuerte por parte de la mayoría, en particular desde la tierra de ambos arquitectos, Francia.

Algo así explica Chaslin con el siguiente párrafo: “Pero su producción huye de lo repetitivo; quiere ser creativa, de autor, la respuesta precisa a una cuestión concreta. En su particular jerga, Nouvel habla de la 'hiperespecificidad' como el fundamento de su trabajo; le hace falta una situación dada, un pretexto al diseñar, del que hace un principio, una suerte de imperativo doctrinal, aunque ello pueda revelar también su dificultad más íntima para crear de la nada. En todo caso, este pretexto implica una fase de análisis reposado: abordar todas las cuestiones, hacen inventario de toda clase de temas, intentar poner en 'sinergia' diversas ideas con la esperanza de que quieran 'cruzarse, superponerse y definir una cosa que no existía'. Así surge un concepto, en el sentido del arte conceptual, que estará trufado de referencias, que será ambiguo y susceptible de superar, por su profundidad, la simple materialización de una idea”. Si bien no repetir el mismo lenguaje arquitectónico en cada obra es una virtud en nuestros tiempos en la que arquitectura ha caído en el copy-paste de ideas, materiales y formas, así como también los arquitectos usan la repetición como firma o marca con el objeto de ser identificada como “arquitectura de autor”, ya desde antes los arquitectos han buscado que su obra sea variada, pues en sí mismo hacer arquitectura es adaptar el diseño a las necesidades de quienes lo habitan y al contexto en el que se construye, y no como pretende Jean Nouvel, presumirlo como su talento especial (lo que al mismo tiempo, mete a todos los colegas y críticos en el mismo costal de los que no crean arquitectura verdadera por no ser creada completamente diferente a la anterior). No hay mejor prueba de ello que el mismo Frank Lloyd Wright con tantas obras y tan variadas como los años que vivió.

Entonces, ¿no será más bien querer pretender ser poseedor de esta cualidad “única” lo que le hace objeto de la crítica? Sin quererlo, Chasin al defenderlo en su artículo detecta esa presunción. “En definitiva, Nouvel quiere ser el arquitecto del espíritu de la época, capaz de absorber y de restituir en su obra las sensaciones, emociones y aspiraciones del momento, incluso las de orden no construido. [...] Por eso habla de la arquitectura como 'petrificación' de un momento cultural. A veces hay en él alguna aproximación filosófica enunciada en un tono grave, con una insistencia que parece hundirse en la laxitud: fragmentos de Paul Virilio, de Baudrillard y Deleuze; y en ocasiones muestra una pedantería inútil, como ese texto del catálogo compuesto en tiras de palabras y de blancos, con grandes silencios en las líneas a la manera de un poema de André du Bouchet”.


(Torre Agbar)

Eso que Chaslin defiende como la necesidad de inversión, finalmente parece que es una mala necesidad de compensación subconsciente ante lo evidente de su excesiva “pedantería” más compensatoria que útil. “[...]o como en la torre Agbar, asomada al nudo de las Glorias Catalanas en Barcelona, un brote increíble, un objeto duro y orgánico que culmina en una cúpula oval y translúcida, más consolador que falo, lujosamente adornada como un capricho de sultán, con una fachada forrada de una piel de pitón a base de millones de píxeles, multitud de matices de azul, de ladrillo, de plata, variaciones nacaradas o metálicas: invención total, reconsideración de la tipología del rascacielos, olvido de referencias para hacer un objeto narcótico”.

Con este párrafo y el anterior es muy interesante la descripción metafórica que hace Chaslin de sus obras principales en la exhibición, siguiendo el mismo planeamiento de ”'petrificación' de un momento cultural” con la arquitectura, pero en sus diferentes etapas y situaciones de madurez de marcos teóricos de diseño. Veamos los mejores ejemplos a continuación.


(Extension Du Musee Reina Sofia)

“una notable capacidad de llevar más allá los límites de la arquitectura, como en la cubierta de Lucerna, esa delgada ala extendida horizontalmente sobre el telón de fondo de las montañas, [...] para unificar la ampliación del Reina Sofía”. Aquí es obvio que Jean Nouvel busca justificar su protagonismo arquitectónico con la supuesta necesidad de que la arquitectura “cubra y proteja” la cultura. Pero en realidad lo que logra proteger es el acceso y denotar una ampliación, más que lograr su intención. Meras ideas conceptuales que llaman la atención, pero no tienen sustento.

(Temporary Guggenheim Museum)


(The Human Evolution Museum)
“Hay proyectos para Nueva York o Pittsburgh completamente cerrados y de una consumada agresividad, con voladizos de gran envergadura. Desafortunadamente a veces (y ése es el riesgo de la arquitectura conceptual, que puede sin quererlo volverse trivial), las ideas son más simples: la colina de cerezos en flor para un Guggenheim en Tokio; la colina de matorrales del Museo de la Evolución Humana en Burgos, trasplantada a la ciudad con su vegetación”. Aquí pareciera que es justificado que al ser genial conceptualmente se caiga en lo trivial con resultados poco menos que desafortunados, además de repetitivos en forma y concepto. Una arquitectura repetitiva de show y no una arquitectura honesta con el lugar.


(Cartier Foundation for Contemporary Art)


(Dentsu Headquarters Building)

“Frecuentemente, Nouvel persigue hasta el agotamiento las mezclas de transparencias, como en la Fundación Cartier de París, los reflejos en los espejos, la complejidad y la ambigüedad de la percepción, las interferencias gráficas o tipográficas, como en los primeros diseños para la torre Dentsu [...] en Tokio”. Por cierto, todos estos proyectos usan un lenguaje arquitectónico muy similar, pareciera que, por sus usos o dimensiones, aquí si no fuera necesario separarse de lo común. En arquitectura, nunca se logra crear una arquitectura única persiguiendo hasta el “cansancio” una solución formal, al contrario, se crea lo que actualmente es la arquitectura de autor, la repetición de un material o una forma.


(Bank for International Settlement)


( Kiryat Arieh Offices)
“También pretende perturbar, busca la pérdida de referencias de los caleidoscopios, la fragmentación y el estallido, como en los proyectos de un banco en Basilea y de unas oficinas en Tel-Aviv”. Sucede lo mismo aquí, esto que llama “caleidoscopio” es la fórmula repetida hasta el cansancio de los edificios de fachadas de cristal que aún en nuestros días se repiten por todo el mundo.


(2004-2019 Gares CEVA)

(Le Pass Parc Daventures Scientifiques)

“Al mismo deseo de fusión responde el uso abundante de vegetación. En un parque para Ginebra plantado de cedros, las transparencias, los reflejos y las serigrafías vegetales se superponen a las ramas de los verdaderos árboles. Son juegos 'de desmaterialización, de ilusión y de placer' que introduce en sus obras con distintas técnicas y que forman parte de su búsqueda del instante, de los brillos fugaces”.


“En lo que respecta a las manipulaciones estrictamente geométricas del espacio, Nouvel afirma preferir el enfrentamiento y buscar la percepción en profundidad: 'Profundidad de campo, interferencias aceleradas donde no se aprecia muy bien dónde comienza o termina el espacio en el que uno está'”. Así termina el artículo por este recorrido de la exposición, con una contradicción arquitectónica, no por el magnífico crítico, sino por el arquitecto. Si la arquitectura es la creación de espacios, difícilmente se podrá apreciar al perder esos límites. Ésta es la contradicción que somete a las críticas a Jean Nouvel. Claro, no descontamos que su obra ha trascendido en nuestro tiempo y lo ha puesto en la lista de los grandes, pero esto ha sido por los hechos arquitectónicos y no las pretensiones teóricas, que sólo buscan polemizar. ¿Será ese el motivo del título “virtual”?

Créditos:
Texto y compilación equipo de colaboradores de Buscador de Arquitectura.
Imágen principal: Ohmeyer, C., & Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0). (2009, 15 septiembre). File:Jean Nouvel 2009 Vienna frontal.jpg. Citado de bit.ly/2YVEWQK
Imágenes de proyectos: Jean Nouvel. (s. f.). Projets. Citados de bit.ly/2GkGrBp
1- Chaslin, F. (2002, 13 septiembre). EL PAÍS: el periódico global. Citado de bit.ly/3jAcfjV

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.