Noticias : Arquitectura : Escala y proporción explicada con peras y manzanas

Noticias de Arquitectura

Escala y proporción explicada con peras y manzanas

Se trata de dos conceptos clave para la arquitectura, que sólo pueden aprenderse conforme se explora el mundo del espacio y sus relaciones. (Mie, 16 Ene 2019)
Escala y proporción explicada con peras y manzanas Estos dos términos son la base del trabajo del arquitecto. Si bien ambas están relacionadas con el tamaño de las cosas, representan dos conceptos diferentes.

Para distinguirlas usaremos algunos ejemplos.

La escala se refiere al tamaño de un objeto cualquiera en relación con otro.



Un árbol tiene una escala determinada respecto a un ser humano; el ser humano posee una escala que se usa para establecer el tamaño de las cosas en relación a su cuerpo.

La proporción va en función de la relación entre las partes y un todo; tiene que ver con un objeto en sí mismo.



Piensa en un rostro humano: ojos, nariz, y boca mantienen un equilibrio respecto del todo, una proporción adecuada; de lo contrario, una cara deforme causa inquietud o desequilibrio.

Las figuras geométricas como el cuadrado o el rectángulo dependen de la proporción para que podamos identificarlas como tales; lo mismo pasa con el círculo. La excepción es el triángulo, una figura indeformable.



El David de Miguel Ángel, por ejemplo, alcanza los 4 metros de altura pero en sí mismo mantiene una proporción adecuada a la hora de contemplarse (aunque es verdad que Miguel Ángel deformó ciertas partes porque los espectadores lo aprecian desde abajo).



Sin embargo, aunque está debidamente proporcionado, el David está fuera de escala, pues ningún hombre mide lo mismo que la estatua.

Como verás, salirse de escala puede estar justificado, pero hay que saber hacerlo.

La proporción en arquitectura busca crear un sistema armonioso basado en una medida que se repite una y otra vez para darle sentido al conjunto.

La arquitectura clásica llevó muy lejos la idea de que la divinidad se manifestaba en una serie de números cuyo origen estaba ligado a la naturaleza o a la divinidad.

El número de oro, la sección áurea o el Modulor son sistemas para darle proporción a la arquitectura mediante las relaciones que establecen entre las partes de un todo.



Podría decirse que la proporción es más un juego matemático de números y sus relaciones entre sí y que la escala es más una apreciación derivado de la experiencia cotidiana que nos permite reconocer el tamaño relativo de personas, árboles, insectos, perros, etc.

En los edificios, el cuerpo humano es la referencia principal, y que sirve de base para establecer el tamaño de puertas, ventanas, la altura del techo y demás detalles en comparación con nuestro propio tamaño y con respecto a las demás.

El manejo de la escala y la proporción de un edificio es de vital importancia para que los usuarios no se sientan vacíos dentro de un espacio muy alto o muy profundo, o en un sitio estrecho y bajo.



Por ello, pueden haber edificios bien proporcionados pero fuera de escala, sobre todo cuando impactan un contexto.

Imaginemos una torre de cien pisos en un barrio donde todas las demás construcciones cuentan con un nivel. ¿Qué pasa? El edificio está fuera de escala respecto de lo que lo rodea.



Sin embargo, si la torre de 100 pisos se plantea del tal forma que su escala se adapte a las construcciones de un nivel podría mantener el equilibrio entre sí y lo que le rodea.

Jugar con estos dos conceptos da como resultado un edificio armonioso y bello. Todo depende de su correcta aplicación para crear arquitectura.

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.