Noticias : Inmuebles : WeWork mató al Edificio Chrysler

Noticias de Arquitectura

WeWork mató al Edificio Chrysler

Los viejos rascacielos se enfrentan a una brutal competencia que los saca de mercado. ¿Qué hacer con ellos? (Mar, 15 Ene 2019)
WeWork mató al Edificio Chrysler El Edificio Chrysler es un clásico de Nueva York y en general de los rascacielos construido en la era de la expansión de esta ciudad emblemática.

Fue el más alto del mundo por breve tiempo, cuando en 1931 el Empire State le quitó el cetro.



Diseñado en la década de 1920 y terminado en 1930, la aguja que lo remata se montó el día antes de que el mercado de valores se desplomara en 1929.

Una de sus características es su vestíbulo de madera, vidrio y mármol donde un mural de Edward Trumbull, "Transport and Human Endeavour", recuerda a los visitantes que la venta de coches hizo posible el edificio.



Diseñada por el arquitecto William Van Alen, la torre presenta una serie de detalles automotrices como tapas de radiador.

El edificio Chrysler es propiedad de un fondo de inversión de Abu Dabi y del poderoso Tishman Speyer, empresa de bienes raíces, que lo ha puesto en venta.




¿Las razones? La competencia que representan los nuevos espacios que se rentan por meses, semanas, incluso días, encabezados por WeWork y que hoy se han apoderado de Nueva York.




(Espacio típico de WeWork)

Su flexibilidad de horarios y rentas también lo es en cuestión de espacios. ¿Necesitas una sala de juntas? Ahí está. ¿Cafetería? También. ¿Zona para despejarse? Desde luego.





Un edificio como el Chrysler, como tantos otros construidos entre 1920 y 1970 no pueden competir en iluminación ni eficiencia con los espacios de trabajo contemporáneos.

Cuando son alquilados resultan muy costosos, requieren de remodelaciones nada sencillas, y cuentan con columnas interiores, techos bajos, etc. En su momento fueron iconos del trabajo de oficina… hoy ya no lo son.

En una nota publicada en Fast Company, el director de WeWork, Adam Neumann, anunció que la compañía, con un valor estimado en $ 47 mil millones de dólares, se llamará We Company “para reflejar mejor sus objetivos para abarcar todos los aspectos de la vida de las personas”.

Un edificio WeWork en Manhattan cuenta con una escuela llamada WeGrow para niños pequeños, una guardería para los padres se vayan a trabajar sin preocuparse por sus hijos. Cuenta con un área para hacer yoga y espacios de juego diseñados por el arquitecto Bjarke Ingels.


(Kider diseñador para WeWork por Bjarke Ingels)

¿Puede competir el Edificio Chrysler contra todo lo anterior?

Según los especialistas, sólo un comprador excéntrico, como un coleccionista, podría adquirir el edificio en un contexto con el actual.

"Para alguien, ese es un trofeo absoluto; está a la altura de Rockefeller Center y el Empire State Building", dijo Thomas Birnbaum, presidente de NYC Realty Advisors. "Siempre será un edificio exitoso, aunque no compita de frente con el nuevo producto hoy".




Los dueños de Abu Dabi, pagaron en 2008 $ 800 millones de dólares por una participación del 90 por ciento.

El costo del mantenimiento es un rubro siempre al alza para el Chrysler, pues competir contra los nuevos edificios que ofrecen entrepisos más altos y áreas libres de columnas es casi imposible.

¿Cómo se tasa el valor de este edificio? Según los expertos no es tarea sencilla: pues para el rascacielos “implica varias partes móviles, incluidos derechos de aire complejos y términos de arrendamiento de tierra. Las ventas recientes de otros grandes edificios de oficinas cercanos se han incrementado en alrededor de $ 1,000 por pie cuadrado a $ 1,500 por pie cuadrado, según Jim Costello, vicepresidente senior de Real Capital Analytics.

El Chrysler cuenta con 111, 400 metros cuadrados (1.2 millones de pies cuadrados) lo que equivaldría a un valor que oscila entre los 1,200 y los 1,800 millones de dólares.

Pero este precio no incluye la tierra, pues el terreno es rentado: es propiedad de la escuela Cooper Union, que aumentó la tarifa anual a $ 32.5 millones el año pasado.

Aunque no hay riesgo de que el edificio sea demolido, su futuro es muy complejo frente al cambiante mundo globalizado y flexible en que vivimos.


Con información de The New York Times.

Compartir artículo:

Lista de comentarios



Agregar un comentario

Por favor llene completamente la forma abajo, y nosotros agregaremos su comentario tan pronto como sea posible.